El PAMI auditará a la Clínica Sagrado Corazón

El PAMI instalará un Centro Coordinador dentro de las instalaciones de la Clínica Sagrado Corazón. El anuncio lo realizó el número 2 de la institución, el ex concejal Martín Rodríguez.

La Clínica Sagrado Corazón de Hurlingham será auditada en forma permanente y desde adentro, así lo informó el Subdirector Ejecutivo del PAMI y ex presidente del Concejo Deliberante local, Martín Rodríguez, que se hizo presente ayer martes, en la Clínica ubicada sobre la calle Riccheri 1634, para comunicarle a las autoridades la decisión de instalar un Centro Coordinador de PAMI dentro de la institución.

«Vamos a controlar la calidad de atención desde adentro, con personal médico propio. Estamos viviendo una pandemia y los vecinos necesitan certezas» dijo Martín Rodríguez, que se ocupa de conducir a nivel nacional la obra social de jubilados y pensionados, secundando a Luana Volnovich.

El Centro Coordinador que estará en el polémico centro de salud, contará con un médico, un abogado y dos administrativos y recibirá todos los días, consultas y demandas de los afiliados.

«El objetivo es implementar las acciones que hagan falta para que la clínica mejore la atención de una buena vez. Si no lo hace, tomaremos medidas para cuidar la salud de la gente» advirtió Rodríguez, quien asistió a la clínica acompañado por la titular de la Unidad de Gestión Local (UGL) de PAMI, en Morón, Valeria Zalazar.

Rodríguez expresó además: «Cuando llegamos a PAMI, hace apenas cuatro meses, nos propusimos dos objetivos: brindar medicamentos esenciales gratuitos y mejorar la prestación en las clínicas. El primer objetivo ya fue logrado. Ahora, en el contexto de la pandemia del coronavirus, las clínicas deben mejorar la atención. Sin demo-ras».

La Clínica Sagrado Corazón fue fundada por Ricardo Merech en 1965, y desde hace décadas soporta la crítica de pacientes y de familiares de pacientes por graves falencias en la atención en todos sus servicios, a tal punto que hace tiempo la clínica es llamada popularmente «camino al cielo», por el destino inexorable para quien debía ser internado allí. Una denominación humorística y cruel que marca el nivel de desconfianza que los pacientes y familiares tienen.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *