En caída libre: Crisis inédita en el comercio local

 El comercio atraviesa uno de los momentos más críticos de las últimas décadas. En el partido de Hurlingham la caída del consumo interno se hace evidente con el continuo cierre de locales comerciales en las principales calles Villa Tesei, Hurlingham y William Morris. Los datos del Indec, los reclamos de FEBA, las acciones del municipio y la opinión del intendente Juan Zabaleta, del Director de Comercio del municipio, Walter Ruiz Díaz; de la vicepresidenta de ACIPH, Alejandra Moccioli y desde el sector inmobiliario Roberto Palomino.

 

Se derrumban las ventas en supermercados, en kioscos, en locales de ropa, regalerías, librerías, hasta en locales de venta de alimentos. No hay sector del comercio que no está atravesando una situación crítica, debido a las políticas económicas del gobierno que provocaron, entre otros daños, una recesión que no se detiene y un alza inflacionaria que destruye precios y salarios.

Como nunca antes, casi todos los locales de la Av. Jauretche están vacíos. Los que aún están abiertos, están vacíos, sin clientes. Pero además se suman los que cierran las persianas para siempre.

En Villa Tesei el panorama es desolador. Comercios que cierran y no se vuelven a alquilar. Los vecinos pasan por la puerta de los negocios sobre la Av. Vergara y casi no entran.

En William Morris se refleja la peor cara de la crisis. En la Avenida Villegas está concentrado el centro comercial con mayor actividad de todo el distrito pero hoy la realidad es otra. Hasta hace un par de años, no se podía transitar con comodidad en horario pico por la gran afluencia de público. Hoy las veredas están vacías.

El Director de Comercio de la Municipalidad de Hurlingham, Walter Ruiz Díaz conoce muy bien William Morris, es donde desarrolla desde hace años su actividad privada y no duda en señalar que “es uno de los lugares que primero se levanta cuando sube el consumo, pero es uno de los primeros que se cae cuando la situación se complica, porque es la línea más fina que tenemos entre una venta positiva y la caída de la venta”.

Para Ruiz Díaz “se está generando un desánimo enorme. Los costos fijos han superado ampliamente cualquier tipo de ventas que podamos tener, porque el gas, la luz, los alquileres, los gastos fijos son extremadamente altos, con una caída de ventas terrorífica”.

El funcionario municipal expreso que “es triste lo que estamos viviendo. Es tristísimo” y se animó a comparar esta crisis económica con la del 2001: “Me parece que la crisis de hoy la supera” opina y afirma: “no se puede ocultar más la gravedad de esta situación económica”.

Ruiz Díaz aseguró también: “Nunca vimos tantos locales desocupados y tantas persianas que se siguen bajando. Cada vez son más los comerciantes que van a la Municipalidad y piden bajas”.

El dato coincide con lo afirmado por la vicepresidenta de la Asociación de Comerciantes, Industriales y Profesionales de Hurlingham -ACIPH-, Alejandra Moccioli, quien afirmó que “salvo excepciones, comparado con uno o dos años atrás, el comercio tiene una baja de entre el 30 y 40% de las ventas”.

ACIPH, como muchas otras cámaras gremiales empresarias de la provincia de Buenos Aires, suscribió lo manifestado por la Federación Económica de Buenos Aires -FEBA-, subrayando la caída abrupta y constante de ventas en el comercio y el cierre de establecimientos, que se visualiza en los innumerables carteles de alquiler que pululan por las principales arterias.

En el comunicado de FEBA al que adhirió ACIPH, los empresarios expresaron que “se hace indispensable que tanto el Gobierno Nacional como el Provincial implementen urgentes medidas para permitir la supervivencia de las Pymes que aún sostienen tanto el comercio como la industria nacional y los miles de empleos que aún subsisten” y también aporta un dato que sintetiza la gravedad de la época: Argentina tiene la peor tasa de natalidad empresaria de América donde Chile tiene una empresa cada 124 habitantes y Argentina una cada 2.326.

Los datos que alarman son oficiales, son los que divulga el INDEC, por ejemplo las ventas en supermercados disminuyeron un 10,5% interanual y las ventas en shoppings reflejaron una caída del 15,1%.

La crisis del comercio agrava también la desocupación, porque todos los días hay nuevos despidos en el sector

Las inmobiliarias tienen un eficiente termómetro del panorama comercial en función del movimiento de alquileres de locales comerciales. Roberto Palomino, de Palomino Propiedades, afirma que “hoy está de moda el cartel ‘alquilo local’. Lo que se ve hoy yo solo lo vi en el 2001, hoy tenemos inflación, con recesión, y hay dueños que no se adecuan a la realidad y siguen pidiendo valores impagables. El inquilino además tiene seguridad e higiene, tiene Edenor, gas en algunos casos, tiene empleados, y como todo eso, para muchos, imposible de sostenerlo los locales terminan vacíos. Y eso lo vemos hasta en Plaza Oeste, o en Showcase en Haedo donde está todo vacío”. Palomino insistió en que “no hay mucho que descubrir, esto es una malaria muy similar a la del 2001”. Señaló también el panorama que muestra Jauretche o la Av. Roca: “Tenemos allí varios locales en alquiler, cuando históricamente teníamos una lista de espera, de gente que quería alquilar en esas avenidas”.

Palomino recordó que “en 2017 hubo una andanada de créditos de todos los bancos que hizo que el mercado inmobiliario tuviera un auge y en 2018 y estos tres primeros meses del 2019, la actividad es nula, y los que tomaron los créditos del 2017 y provocaron una burbuja inmobiliaria en todo el país, tomó los créditos atados a los créditos UVA y hoy tenés al que arrancó pagando 15 mil pesos, pagando 26.700, entonces salvando las distancias, podemos también correr los riesgos que implicó la 1.050. El panorama es patético” concluyó.

 

¿Qué puede hacer un municipio ante la crisis estructural hacia la que condujo el gobierno nacional con su rumbo económico? “Tenemos claras limitaciones -dice el intendente Juan Zabaleta-, hacemos todo lo que esté a nuestro alcance para promover a los sectores productivos de la comunidad, acompañamos a los centros comerciales de Hurlingham, Villa Tesei y William Morris con el concepto de ‘centros comerciales a cielo abierto’ poniendo en valor el espacio público, para acompañar el esfuerzo de los comercios y estimular el consumo. Por ejemplo en Morris, en pocos meses, los vecinos van a contar con un centro comercial completamente renovado, más accesible, más cómodo y mucho más lindo, que va a potenciar el desarrollo económico local”.

Luego el intendente recordó algunas medidas tendientes a promover el consumo y defender al comercio local, como la implementación del programa “Pan Popular” o el acuerdo con algunas librerías del distrito o el decreto que defiende a las farmacias de los barrios.

Más allá de esas tareas para Zabaleta hay un escollo muy difícil de vencer: “Todo sería mucho más efectivo si tuviéramos un gobierno nacional que en lugar de apostar a la especulación financiera, promoviera la producción y el trabajo”.

 

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *