“En Hurlingham la oferta cultural es mínima”

Alejo García Pintos

Por Florencia Pereyra Saafigueroa || Foto: Julieta Alfonso ||

Actor de cine, teatro y televisión. Con 31 años de trayectoria, Alejo García Pintos pasó porto dos los ámbitos del mundo del espectáculo. Actualmente vive en Hurlingham y dicta clases en el Colegio Roca y en el Centro Superior de Arte de Sylvia Gulizia. También dio clases en el colegio San Pablo y en la Asociación de Comerciantes de Hurlingham. Los miércoles y viernes desde las 16 hs, conduce El Péndulo en la FM Blog.

Debutó en la película La noche de los lápices, interpretó a los villanos más queridos en los ciclos de Cris Morena y brilló en los mejores escenarios del país. Si bien nació en La Plata, en el año 1999 se mudó a Hurlingham y decidió quedarse. Alejo García Pintos se ha caracterizado por su profesionalismo y talento en el mundo artístico argentino.Participó en películas como La noche de los lápices (1986), Made in argentina (1987) y Los esclavos felices (2003). En la pantalla chica ha trabajado en diferentes producciones, entre las que se destacan Gasoleros (1998), Rincón de luz (2003), Floricienta (2004), Chiquititas sin fin (2006) y Casi ángeles (2007), Valientes (2009) y La dueña (2012), entre varias otras. El año que viene se estrenará su último trabajo por TV Pública, la novela Cuatro Reinas.

En el teatro su experiencia ha sido extensa. Su hoja de vida incluye obras como Los 90 son nuestros, Shakespeare comprimido, Shylock, Así es la vida, Chúmbale y Nuestro fin de semana, la cual estuvo en cartelera hasta agosto de este año.

-Dos años después de graduarse de secundaria, interpretó a Pablo Díaz en La noche de los lápices, papel por el cual estuvo nominado como mejor actor protagónico en el Festival Internacional de Cine de Moscú en 1987 y como revelación masculina por la Asociación de Cronistas Cinematográficos. ¿Cómo fue el después de esa película?

-El después de esa película fue un sinfín de trabajo. Fue mi primer trabajo profesional y despertó cosas muy lindas y otras no tanto porla exigencia que uno tenía en ese momento al interpretar la realidad del país. Luego de rodarla película, la producción de ficción en general empezó a bajar mucho porque no había tanto trabajo para el área del arte. Con un protagónico de esa naturaleza debería habertrabajado mucho más, pero no había trabajo. Recién en los 90’ pudimos tener más laborlos jóvenes y a partir de ahí comenzó el verdadero sinfín de trabajo del cual estoy muy agradecido.

-Nació en La Plata, luego se mudó a Capital Federal y finalmente en el 99’ decidió vivir en Hurlingham, ¿Qué lo llevó a esa decisión?

-Cuando mi esposa estaba embarazada de mi primer hijo nos planteamos mudarnos de la Capital a un lugar más tranquilo y elegimos Hurlingham. Me siento cómodo y me gusta. Si tuviera que cambiarle algo apuntaría a la actividad cultural. Siento que en un Partido tan importante como este, la oferta cultural es mínima. Palomar está al lado y nos supera por lejos. Le agregaría por empezar un teatro, porque no alcanza con el Leopoldo Marechal.

-A los 15 años, mientras terminaba de cursar la secundaria, decidió estudiar teatro. ¿Cómo surgió esa idea?

-La curiosidad empezó cuando un amigo de la secundaria me contó que estaba estudiando teatro. Me dijo que debería estudiar yo también ya que siempre me consideraron extrovertido y gracioso. Lo pensé, tiempo después me anoté en un curso y de ahí empecé.Recuerdo que en la primer clase me agarró tal emoción que llegué a mi casa y le dije a mi mamá:“Esto es lo que quiero hacer toda mi vida”. Y así fue.

-Estuvo casi seis años trabajando con Cris Morena en más de cinco ficciones, ¿Cómo fue ese paso interpretando a los villanos?

-Siempre me gustó trabajar con Cris, es muy divertido. Ella es muy exigente y yo también lo soy,me parece fundamental y me encanta. No se puede negar el profesionalismo y el amor que ella le pone a todo lo que hace. Inmediatamente te trasmite eso. Me encanta trabajar para los chicos, me divierte. Te permite hacer cosas que no se pueden hacer en otro tipo de ficción. Los papeles de villano son los más divertidos, son personajes que en el fondo el público quiere y en el teatro te das cuenta de eso. Cuando hice los Gran Rex entraba al escenario y todo el público me silbaba y a su vez cuando terminaba la función me ovacionaba todo un teatro, te sentís Mick Jagger unos minutos.

-Parece haber una preferencia hacia el teatro, ¿es así? y ¿por qué?

-El teatro te pone en el abismo todos los días. En la televisión se tiene la opción de cortar y volver a grabar cuando uno se equivoca. El teatro tiene esa intensidad y adrenalina que yo no siento en la pantalla chica. Son dos cosas muy diferentes y ambas me gustan mucho. Pero el teatro es mi pasión.

-Su carrera es muy extensa y variada en cuanto a tipos de espectáculos, ¿Cuál es su trabajo favorito?

-Hice un unipersonal sobre el periodista y escritor Rodolfo Walsh que produjo el teatro Cervantes. Componer un personaje tan emblemático y galardonado como éste fue una gran satisfacción para mí y una experiencia muy interesante. También me gustó mucho interpretar la obra Chúmbale, mi primer protagónico en teatro queme permitió viajar por el interior. Los programas infantiles también los disfruté mucho. En general me gusta lo que hago y cuando no me gusta, se nota.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *