Hoy Hurlingham cumple 163 años

Por Rody Rodríguez.

Hurlingham no tiene un fundador y muchos creen que ni siquiera tiene una fecha clara de fundación, pero sin dudas, hay un día que es clave en su historia: el 15 de setiembre de 1857, las autoridades de Morón, firmaron un contrato para que se realice la mensura del partido. Ese fue el punto de partida de la primera planificación urbana del actual municipio de Hurlingham y puede ser considerada su fecha de nacimiento.

En la actualidad el “Día de Hurlingham” es el 28 de diciembre, porque ese día, en 1994, se aprobó la ley que creó el Municipio de Hurlingham. Antes, Hurlingham festejaba su día el 21 de octubre, así se determinó en 1965 con la intención de festejar el supuesto centenario de la ciudad. En ese entonces las autoridades consideraron que el pueblo había nacido con la primera construcción de material, que era el molino harinero de Louis Languevin a la vera del Río Reconquista, ocurrido en 1865.

Pero hay otros antecedentes que es la mensura del lugar, la primera planificación de lo que hoy es el Municipio de Hurlingham, y esto es un hecho concreto que puede ser considerado el origen de un pueblo.

Luis Grünewald, (arquitecto, docente, doctor en geografía, que en los últimos años del siglo XX realizó varios trabajos de investigación sobre la ciudad de Hurlingham y su patrimonio), opinó que una ciudad puede darse por nacida por “el asentamiento sucesivo de un grupo de personas en un largo período de tiempo. Pero para que este asentamiento sea reconocido como una ciudad o un pueblo tiene que existir un reconocimiento político administrativo de este sitio cuya importancia se reconoce, o en su defecto la realización de un trazado urbano de ese sitio”.

Para Grünewald no hay dudas que el origen de Hurlingham es de un asentamiento espontáneo, por la llegada sucesiva de distintas familias a esta zona y que el elemento generador del nacimiento de Hurlingham es la decisión de planificar la ciudad y esto fue en 1857.

En 1854 se introdujo un cambio en la administración de los partidos de la provincia de Buenos Aires: fueron creadas las corporaciones municipales. Cada partido fue dirigido desde entonces por esa institución de gobierno que se componía de un juez de paz nombrado por el gobernador y de otros cuatro miembros elegidos por medio del voto de los ciudadanos. El primer juez de paz de Morón, también denominado presidente de la Municipalidad, fue Serapio del Carmen Villegas, en 1856.

Villegas había sido dueño también de una concurrida pulpería moronense y ferviente activista unitario, hecho que lo obligó a alejarse de Morón durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas. Tras la caída de Rosas, Serapio volvió de su exilio en Montevideo y se convirtió en un referente del Partido Autonomista. En su rol de juez de paz, firmó un contrato con el ingeniero francés Adolfo Sourdeaux para que realice la mensura del partido, que, de acuerdo a los archivos de la Dirección de Geodesia y Catastro de la Provincia de Buenos Aires, se efectivizó el 15 de setiembre de 1857.

Cuando Sourdeaux (fundador de Bella Vista) hizo los planos en la zona de Paso Morales (actual Hurlingham), dividió esos terrenos en 14 chacras que con el paso de los años, ese trazado inicial fue el que delimitó distintos barrios del distrito.

De ese modo, ese punto de partida para la traza urbana de estos pagos puede ser considerado como la partida de nacimiento de Hurlingham, conocido en ese entonces como Paso Morales.

Ahora bien. ¿Cuándo nació Paso Morales?.

En principio hay que decir que el partido de Morón en sus orígenes, cuando se lo denominaba Cañada de Juan Ruiz, era un inmenso territorio que iba desde el actual barrio porteño de Flores hasta la localidad de Lobos, una importante porción de tierras de lo que hoy ocupa Hurlingham perteneció en sus comienzos a don Pedro Morán que fue parte de la expedición de Juan de Garay. Luego fue heredada por Martín Sampayo. En 1722 Sampayo vendió 200 varas de frente con su correspondiente fondo a Domingo Lezcano. Un año más tarde, el 18 de setiembre de 1723, Lezcano vendió estas tierras al alférez Domingo Morales.

La zona tenía cierta relevancia por que era atravesada por uno de los Caminos Reales, el denominado “camino viejo”, por el que se llegaba de Buenos Aires a Córdoba. Su recorrido en su tramo inicial hasta Pilar, es el que sigue la actual Ruta 8, y cruzaba el Río de las Conchas (actual Reconquista) en un paso que adquirió el nombre del propietario de esas tierras, así la zona comenzó a ser conocida como Paso Morales.

 

UN DIA PARA HURLINGHAM

A principios de los 60, algunos investigadores concluyeron que Hurlingham había nacido en 1865, porque fue en ese año que se habría producido la primera construcción de material, que era el molino harinero de la sociedad de Louis Languevin y Rollman Hughes Taggart a la vera del Río Reconquista, ocurrido en 1865.

Lo cierto es que Languevin compró el predio en 1859, comenzó su construcción un año después y la culminó en 1863 y el establecimiento se puso en marcha en 1865.

Pero ante el convencimiento que Hurlingham estaba a las puertas de cumplir un siglo, el concejal de la UCR, José Nanoia se puso al frente de una Comisión Pro festejos del Centenario de Hurlingham. Había certeza de que el año de nacimiento era 1865, hacía falta determinar la fecha.

Así fue que en una reunión realizada en el Club Defensores en la mañana del 13 de setiembre de 1964, los concurrentes decidieron organizar los festejos del Centenario para el mes de octubre y que era conveniente entonces buscar un día de ese mes para ser «proclamado para la posteridad como el Día de Hurlingham».

Para agilizar la tarea, uno de los integrantes de la Comisión trajo una revista de efemérides del Círculo Militar Argentino, y allí encontraron que el 21 de octubre de 1520 Hernando de Magallanes descubrió el estrecho que lleva su nombre, y que ese día de 1820 San Martín creó la bandera del Perú y que el 21 de octubre de 1860 se juró la Constitución Nacional. Esos antecedentes históricos poco y nada tenían que ver con Hurlingham, pero fueron suficientes como para que la Comisión adopte el 21 de octubre como el día del pueblo y que cada 21 de octubre haya festejos.

Ya con Nanoia como intendente (había reemplazado al fallecido Cayo Eliseo Coria), por Decreto Municipal N° 9717 del 25 de agosto de 1965, se estableció el 21 de octubre como el Día de Hurlingham, respaldado por el decreto provincial N° 8336/65.

Al poco tiempo, el 23 de setiembre de 1965, Hurlingham fue declara ciudad por la Ley 7074.

Share Button

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Miguel angel Rosales dice:

    Mas que interesante.vivi toda mi vida en Hurlingham y encontre en este articulo cosas q desconocia vivo a 300 mtrs de la calle q lleva el nombte PAso MORALES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *