Juegos bonaerenses: 11 medallas para Hurlingham

Destacado desempeño de la delegación de Hurlingham en la XXVII edición de los Juegos Bonaerenses que tuvo su instancia final en Mar del Plata.
Participaron 135 competidores de Hurlingham, Villa Tesei y Morris en casi una docena de disciplinas.

En total se obtuvieron 11 medallas, de las cuales 9 corresponden a las competencias de cultura y deportes para Personas con Discapacidad (PCD).  Hurlingham trajo 4 medallas de oro, 5 de plata y 2 de bronce.

Los premiados con el oro son Carmen Aranda (en atletismo campo, lanzamiento de bala, sub 25 femenino -PCD-); Jorge Alegre (en atletismo pista, libre 100 mts. sub 25 masculino -PCD-); Melani García (en atletismo campo, lanzamiento de bala, sub 20 femenino -PCD) y Enzo Arce (canto, ambos sexos + 12 -PCD-).

Con preseas de plata fue distinguido el equipo de hockey masculino (sub 18); Paul Cantero Gómez (en atletismo pista, 100 mts. sub 25 masculino); Joel Barraza (atletismo campo, lanzamiento de bala, masculino -PCD-); Uriel Cardoso (atletismo campo, lanzamiento de bala, Sub 15 masculino -PCD) y Valentín Espósito (Natación, masculino, Sub 14).

Con medallas de bronce, Joséfina Contreras (atletismo campo lanzamiento de bala, sub 15 femenino -PCD-) y Julián Ojeda (atletismo campo, lanzamiento de disco, sub 18. masculino)

 

Daniela Luchina, Coordinadora de Deportes PCD, de la provincia de Buenos Aires mencionó: “Estamos muy contentos con el trabajo que hicimos, fue un año largo que terminó de la mejor manera en Mar del Plata, seguramente haya cosas en las que trabajar y mejorar pero estamos conformes con lo que vivimos”. A su vez, comentó cómo notó a los participantes en estos cuatro días: “lo más lindo es ver cómo los chicos se divierten y cómo encuentran en el deporte, una forma de expresarse, de relacionarse con el compañero y el rival, y eso es lo que nosotros buscamos, ir más allá de la competencia”.

Por su parte, el Coordinador de Cultura PCD Andrés Roa expresó: “El balance es altamente positivo. Nosotros nos basamos en cuatro preceptos: entender a la persona con discapacidad como productor de arte, ampliar los campos disciplinares sin adaptarnos a la norma impuesta sobre el arte, abrir la mirada de los espectadores para disfrutar de otros conceptos estéticos y construir nuevas herramientas pedagógicas. El arte como herramienta es la única que puede movernos las estructuras que nos frenan, la batalla es desde la cultura”. Respecto al trabajo que se realiza desde marzo en torno a las competiciones, Roa aseguró que “hay que empezar a construir en conjunto con el colectivo de personas con discapacidad los próximos Juegos 2019 de acuerdo a sus necesidades, es fundamental garantizar la participación y el bienestar del participante en el escenario, es muy significativo para nosotros que disfruten y gocen; si nosotros logramos crecer un 64% entre 2017 y 2018 es porque las personas confían en el trato que reciben sus hijos en este programa”.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *