La fábrica Rousselot en venta

La planta de tratamiento de cuero se instaló en 1943. Tras casi medio siglo años de reclamos vecinales por los olores nauseabundos que provocaba su actividad, el intendente Juan Zabaleta, luego de varias infracciones,  la clausuró. La fábrica decidió cerrar su planta en Hurlingham y ahora el predio fue puesto en venta.

La larga historia de padecimientos de los vecinos de Villa Tesei por los malos olores que invadieron el barrio durante décadas generados por la fábrica Rousselot-Argentina, llega a su capítulo definitivo. Es el final feliz para esos vecinos agrupados en la organización «Tesei quiere respirar».

Villa Tesei hace tiempo viene respirando bien luego de que la Municipalidad de Hurlingham dispusiera la clausura de la fábrica, pero siempre persistía en temor de que volviera la producción con el tratamiento de cueros vacunos para la elaboración de gelatinas que tanto daño provocara a la calidad de vida del lugar. De hecho la empresa Rousselot sostiene un juicio contra el Municipio por considerar injusta la clausura. Por ese proceso judicial nacían las dudas de los vecinos. ¿Y si los jueces terminan favoreciendo el reclamo de la empresa multinacional?, ¿volverá en ese caso el aroma repugnante que terminó siendo una vergonzosa característica de la zona?.

Esos interrogantes ya tienen respuesta. Más allá del final del proceso judicial en curso, la fábrica Rousselot no trabajará más en Hurlingham, la firma de origen francés puso a la venta la planta ubicada en Vergara 2532 en el corazón de Villa Tesei.

La propiedad -que se extiende a lo largo de 81.538 metros cuadrados y posee más de 15.000 cubiertos, es ofrecida en su página web por la inmobiliaria Colliers International, allí especifica que «se trata de un inmueble con diferentes tipologías constructivas, posee oficinas en excelentes condiciones, laboratorios en igual estado, y depósitos. Sus pisos son de H° A°, su red de incendio es por hidrantes. Posee superficie disponible con capacidad constructiva». La propiedad está valuada en está valuado en 5.800.000 dólares.

Uno de los más tenaces luchadores y que formó parte de la cruzada «Tesei quiere respirar» es Oscar Cragno, él contó a varios medios que «cuando vimos el cartel nos sorprendimos. Aunque habíamos notado que habían desmantelado algunas partes nos sorprendió», y agregó: «Todavía no podemos creer que estuvimos viviendo acá más de 40 años con esta fábrica. Muchos hemos quedado mal de salud, con alergias y problemas respiratorios».

La expectativa está puesta ahora en saber cual será el destino del predio.

La esperanza de los vecinos es que en el lugar se desarrolle algún emprendimiento que favorezca el crecimiento de Villa Tesei, pero que tenga en cuenta, eso sí, la calidad de vida y el cuidado del medio ambiente.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *