La Universidad tiene historia

Universidad de Hurlingham votacion (2)

Por Rody Rodríguez ||

La Cámara de Diputados de la Nación, aprobó y convirtió en Ley el proyecto de creación de la Universidad de Hurlingham. Hubo algunas abstenciones (muchos del radicalismo y los socialistas), varios ausentes (casi todos del Frente Renovador) y un puñado de diputados que votaron en contra (casi todos del PRO). Los que no quisieron votar o votaron de manera negativa, reclamaron que la iniciativa vuelva a comisión. En las discusiones informales algunos radicales afirmaron que se trataba de “un proyecto hecho a las apuradas”, que solo persigue un “interés partidario y electoralista” por parte de un sector del peronismo.

Esos radicales desconocen, obviamente, que la idea de crear una Universidad en el distrito provino justamente de un radical y que lejos de ser un proyecto hecho a las apuradas, es una iniciativa con más de 15 años de idas y venidas.

A poco de que Hurlingham lograra su autonomía municipal, algunos referentes sociales y políticos del flamante distrito comenzaron a soñar con la posibilidad de crear una Universidad, pero eran tantas las necesidades del municipio recién nacido que la idea de abrir una Casa de Altos estudios se postergó.

Recién en el 2001 -el martes 8 de mayo, para ser más precisos-, ingresó en la mesa de entradas del Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para declarar de interés Social y Municipal la creación de la Universidad Nacional de Hurlingham. El impulsor del proyecto fue el radical Víctor Stefanoni y llevaba las firmas del presidente del Concejo Deliberante, Luis Acuña; del concejal frepasista José Luis Nanoia, de la radical Gloria Elías y de los concejales del PJ, Esther Barrionuevo, José Palacios y Alfredo Vilaboa. El viernes 11 de mayo de 2001 se aprobó por unanimidad.

Pocos después se estableció como sede fundacional el Instituto Mariano Moreno y quedó conformada la Comisión Organizadora Pro Universidad Nacional de Hurlingham, que tuvo como presidente ejecutivo a Norberto Genaro Larroca; los vocales fueron Roberto Pascualino, Elsa Suárez Kimura; Gloria Imwinkelried, Enrique Omar López y Rosa Lixon como representante de la comunidad educativa y eligieron como presidente honorario al intendente Juan José Álvarez.

Para ese entonces ya existían otras universidades en el Conurbano creadas a fines de los 80 y principios de los 90, como La Matanza y Quilmes (1989), San Martín (1992), General Sarmiento (1993); Lanús y Tres de Febrero (1995).

Luego esa tendencia se detuvo. Obviamente era absurdo pensar que durante un gobierno como el de la Alianza, que decidió reducir el presupuesto en educación y achicar sueldos de docentes, fuera capaz de crear una Universidad.

Las cosas cambiaron con la llegada del kirchnerismo. Sólo en el 2009 se crearon las Universidades de Avellaneda, Moreno, Merlo, Florencio Varela y José C. Paz.

Este nuevo impulso hizo recrear las esperanzas de quienes soñaron con una Universidad local.

Así exactamente 11 años después de aquel proyecto aprobado en el Concejo Deliberante, el 12 de mayo de 2012, Enrique López, Stefanoni y Alberto Portillo, reimpulsaron la comisión con la colaboración de la Casa de la Cultura de Hurlingham.

La última comisión la integraban además de los citados, Diego Bur, Juan Castellanos, Erika Escudero, Patricia Fernández, Daniel Ferreiro, Claudio Larriviere, José Luis Parada y Alberto Quinteros.

En junio de 2013, Víctor Stefanoni llevó el proyecto de la Universidad al candidato a concejal del Frente para la Victoria Juan Zabaleta, para que este pudiera darle impulso desde el Senado de la Nación. “No me importa quien se lleva el rédito político -dijo Stefanoni-, me importa que la Universidad se haga realidad”.

(Una satisfacción personal es que el encuentro entre Stefanoni y Zabaleta, -que no se conocían- fue a través de quien escribe, en los estudios de FM Blog, durante el programa Radio Al Día).

Zabaleta tomó la posta y en setiembre del 2013 el proyecto se presentó en el Senado de la Nación con la firma de los senadores Aníbal Fernández, Miguel Pichetto y María Laura Leguizamón. Con esa presentación, realizada en el salón Arturo Illia de la Cámara Alta, Juan Zabaleta junto a Víctor Stefanoni, daban un empujón inmenso hacia la concreción del proyecto. En ese acto, Zabaleta expresó “nos planteamos dedicarnos a la política con mayúsculas porque los sueños que uno tiene hay que transformarlos en realidad”.

Desde ese momento, el intendente Luis Acuña se ocupó de ningunear la iniciativa, que una década atrás respaldaba: “son proyectos de publicidad electoral” se animó a opinar mientras aseguró que él ya tenía acuerdos con la UBA para que se dicte el Ciclo Básico Común en Hurlingham. Información luego desmentida por el rector de la UBA, Rubén Hallú.

El 13 de noviembre llegó la aprobación por unanimidad en el Senado y así obtuvo la media sanción.

A partir de esa aprobación en el Senado, una serie de especulaciones pretendieron demostrar que la iniciativa quedaría cajoneada por divergencias internas dentro del Frente para la Victoria. Se sumó también a la campaña contra la Universidad, el diario Clarín, que publicó algunas notas -incluso un editorial- descalificando el proyecto.

Desde el acuñismo se regodeaban afirmando que el proyecto no iba a salir, con una satisfacción mezquina, pensando y deseando el fracaso de Zabaleta, sin preocuparse por la frustración para todos los ciudadanos de Hurlingham si el proyecto se caía.

Los acontecimientos recientes es el final feliz de la primera parte de la historia. El miércoles 19 de noviembre, la Universidad Nacional de Hurlingham se convirtió en Ley. Ahora se escribirá otro capítulo de la historia, que concluirá el día que el primer alumno entre a la Universidad local. Después se sumarán más historias, que sin dudas, enriquecerán a Hurlingham y a su gente, y probablemente harán olvidar las bajezas políticas con la que se intentaron evitar que este sueño se haga realidad.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *