Los concejales debatieron en radio sobre el futuro urbano de la ciudad

 

nota-5-debatePOR JORGE PAZ.

Cecilia Saenz y Adrián Eslaiman del FPV, Lautaro Aragón del socialismo, Pablo Sívori de Cambiemos y Elena Cerbino del Bloque Justicialista confrontaron posiciones en el programa «A Solas» en FM Blog, sobre el fenómeno de las Audiencias Públicas, la discusión sobre obras que habían sido aprobadas por vías de excepción durante la gestión municipal anterior y la intención del gobierno municipal de modificar o rezonificar el área comprendida en la zona del Boulevard O’Brien.

Unánimemente destacaron la utilidad de esta herramienta llamada Audiencia Pública.

En el arranque fue muy elocuente la concejal Elena Cerbino cuando se refirió al desafío de las audiencias, las cuales necesariamente tocan intereses individuales y será un desafío encontrar el bien común aun sabiendo que las mismas no son vinculantes pero generan un compromiso de los concejales y la gestión.

Consultados sobre la probable derogación de los proyectos aprobados por vías de excepción en la gestión de Luis Acuña, desde el oficialismo tanto Cecilia Saenz como Adrián Eslaiman estimaron que no se opondrían a tener que derogarlas, en tanto Aragón destaco que su bloque fue el único que propuso la derogación de esas ordenanzas, recolectando más de 300 firmas de vecinos para tal efecto. Y sentenció «o pasamos a la historia como cuerpo de concejales derogando esas vías de excepción o hacemos como que escuchamos haciendo más de lo mismo».

Por su parte Pablo Sívori del Pro pidió volver a tratar caso por caso, a excepción de una obra en la calle Luzuriaga que no tiene ni siquiera vía de excepción. Además recordó que en las audiencias hubo vecinos que defendieron algunos expedientes junto a los inversionistas y constructores. En tanto Cerbino reconoció haber aprobado esas vías de excepción pero advirtió «que no haya sospechas porque no hubo nada a cambio, quien tenga alguna prueba que presente la denuncia en el lugar que corresponda. Estuvimos a favor de las audiencias y a rever las vías de excepción aprobadas».

Consultados sobre que privilegiarían a la hora de promover un nuevo Código de Ordenamiento Urbano, Saenz dijo: «tendríamos que ponernos de acuerdo en que ciudad queremos, que perfil tendría que tener» y Aragón destacó la necesidad de que «primero haya reglas claras, privilegiar espacios verdes, que sea un código dinámico y en función de un ciudadano de Hurlingham que aún tiene trunca su identidad». Sívori dijo que «Hurlingham puede tener varios perfiles, con mucho acento en lo deportivo, en los espacios verdes y la ventaja de organizarnos sabiendo que somos uno de los distritos más chicos» y pidió «ordenar el tema industrial, incluso preventivamente». Y mostrar a Hurlingham como «un lugar deseable de habitar para quienes huyen del cemento en Capital. Luego Cerbino destacó «las múltiples identidades del distrito» y habló de William Morris y las inmigraciones internas, de Villa Tesei y las colectividades españolas, italianas y portuguesas «con sus particularidades a nivel vivienda» y el clásico centro de Hurlingham. Pidió que los trabajadores sociales sean tenidos en cuenta a la hora de armar el Código de Ordenamiento Urbano. Mientras Eslaiman instó a «resolver los problemas estructurales del distrito, la transitabilidad y el tema infraestructura.

Sívori pidió que haya comisiones de vecinos hagan seguimiento y supervisen las obras que realice la Municipalidad. En ese sentido Aragón refrescó que «en Santa Fe hay auditorias urbanas hechas por los ciudadanos sobre la obra pública».

El debate entre los concejales dejó sin dudas saldo es positivo. Hay mucho por transitar y aprender: Desde la convocatoria a las audiencias utilizando todos los medios disponibles pasando por agilizar el suministro de la información de los expedientes a tratar por parte de cualquiera de los vecinos.

Hurlingham enfrenta múltiples desafíos, desde la gestión, desde la legislación, desde los mecanismos de control y transparencia y sobre todo el rol de la ciudadanía cuando se abren los canales de participación.

El COU no debe ser entendido como una refundación de la ciudad sino como una herramienta dinámica sobre cómo se transformará el distrito

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *