Luis, el Rey Sol de Hurlingham

Luis, el Rey Sol de Hurlingham

Por Augusto Erbin ||

En la semana, Luis Acuña, intendente de Hurlingham, estuvo en un programa de la señal de cable TN en el cual sentenció: “Yo soy el Estado”. La frase genera una indudable simetría conceptual al famoso tópico político del Rey de Francia, Luis XIV, a quien se le atribuye la expresión: “El Estado soy Yo” («L’État, c’est moi»). Un Luis del presente que emula dialécticamente a un Luis del pasado.

La frase no es una cualquiera, y de alguna forma resume la esencia del absolutismo que reinaba en la Europa del Siglo XVII. Porque Luis XIV de Francia representó la visión más acabada de la monarquía absoluta bajo un régimen centralizado de políticas fastuosas para las vidas de la familia real y los nobles (el Palacio de Versalles es el mayor ejemplo de esto), mientras mantenía una mirada desinteresada hacia un pueblo que vivía en la peor de las miserias.

A Luis -el del pasado- lo llamaron “El Rey Sol”, mote que ilustra la esencia de pensarse a sí mismo como el centro absoluto de todo, dueño del universo, representante de la voluntad divina y, consecuentemente, ubicado por encima de todos (y todas).

Un funcionario público que se piensa a sí mismo como el Estado, es sin duda (más allá de su falta de modestia) un gobernante que se olvida del bien común y gobierna para el beneficio propio. Y nada se puede esperar de quien gobierna en forma virtuosa para unos (pocos) y se olvida del resto.

Pero Luis -el del presente- parece verse a sí mismo como un “Sol”, único faro posible para iluminar a “su” pueblo. Desde su estilo de gestión política gubernamental personalista, su sentencia “Yo soy el Estado”, tiene sentido. Porque se enmarca dentro de un liderazgo heliocéntrico prehistórico basado en la imposición del poder. Tan típico del absolutismo monárquico del Luis del pasado.

El reinado del Luis del pasado fue el más largo de toda la historia europea. El del Luis del presente lleva ya un lapso muy extenso, que presenta un agotamiento por donde se lo mire. Esperemos no terminar de la misma manera.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *