Partidos políticos o liderazgos personales

Víctor Stefanoni

Por Víctor Stefanoni. Ex concejal de la UCR 

[email protected] ||

 

Artículo 38 de la Constitución Nacional: “Los partidos políticos son instituciones fundamentales del sistema democrático…”. Esto es que deben estar institucionalizados:

Carta orgánica, convenciones nacional y provinciales, órganos ejecutivos nacional, provinciales y distritales, garantías para la representación de las minorías, etc.

Se decía que la Unión Cívica Radical era uno de los pocos partidos “institucionalizados”. Hace rato dejó de serlo.

La desnaturalización comenzó en 1946, cuando el radicalismo integró la Unión Democrática, aquella que fue caracterizada, por el peronismo, con el slogan «Braden o Perón».

La UCR, gobernada por los radicales «antipersonalistas», es decir no yrigoyenistas, se juntó, en la Unión Democrática con los socialistas, los comunistas y los conservadores de la «concertación», todos ellos corresponsables y participantes de la revolución del 6 de setiembre de 1930, que destituyó al gobierno constitucional del Dr. Hipólito Yrigoyen, origen de todos los quiebras institucionales de la República.

Más tarde, en el 2000, vino la Alianza para el Trabajo, la Justicia y la Educación (UCR-Frepaso). Luego siguió el UDESO, más tarde el FAP, ahora la FAUNEN…el desconcierto es total, en especial para los radicales del interior del país: no encuentran más las boletas de la UCR en los comicios.

Hoy, para agregar mayor confusión están los “cinco grandes…”, además de las excursiones conjuntas visitando a la Pachamama, están dando un lamentable espectáculo mostrando la forma irresponsable de terminar con el histórico partido radical. Mientras algunos de ellos proclaman que “…quieren frentes sólo con las izquierdas”, otros se agrupan con entelequias políticas inexistentes, con líderes/as que no ganaron ni una interna en sus pueblos. Mientras tanto, otros radicales responsables van armando estrategias electorales que nos hacen pensar que todavía podemos

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *