Quien sabe Cristina este país, no estuvo hecho por que sí

Cristina Fernández despedida

Por Mario Ferrarese*||

¡Taqueloparió!. Por suerte termina TVR y dejan de pasar resúmenes de La Yegua… y voy a dejar de llorar de una vez. Un pelotudo. Es que no me pasó muchas veces. ¿Unas 4… o 5?

Lloré cuando volvió el viejo y cuando se asomó con su saquito montgomery a cuadritos, al grito de: «Pibe, bajate del árbol que te vas a caer». Un pendejo insolente se había subido a un paraíso (creo) de Gaspar Campos para verlo mejor…

Lloré cuando se murió. Me cagué todo cuando Hugo Corrias, -brazalete en lado izquierdo-, me vino a buscar en la cola del Congreso para hacerme pasar y verlo.

-«¡Dale Chino! Vení, que ya entrás.».

-«No Huguito, no quiero verlo al viejo en un cajón».

Tengo grabada su foto con los brazos en alto, en lo alto de la Rosada y me volví a casa mientras el Cielo, también lloraba; y después lloré cuando Balbín le habló a su amigo… y litros de lágrimas cuando se fue Néstor.

Y ahora esta guacha de mierda, yéndose/quedándose a Plaza completa. Emocionando multitudes y 12 años que pasarán a la Historia.

Claro que las emociones no son nada buenas consejeras, al contrario, sino mírenme como me fue, ya casi extinguido.

Las emociones te llevan por caminos desconocidos, misteriosos, no lineales y solés irte al recarajo.

Sin embargo no coincido con eso que lo del 9 fue muy emotivo y lo del 10 fue racional. De hecho, sería buenísimo que los que votaron a Macri, también se emocionen hasta llorar cuando su líder les habla, cuando sienten que les transmite desde el corazón. Es una sensación única, gratificante, sanadora y pocas veces vividas.

Pero no me den mucha pelota…Ya estoy demasiado viejo para escuchar Rock y suelo llorar por cualquier estupidez, me pasa siempre cuando convierto en leyendas las cosas que me emocionan.

 

*Creador y director de FM TRIAC. La primer radio de Hurlingham y una de las primeras

emisoras alternativas del país.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *