Víctor Oviedo: «Impulsar el desarrollo y la producción es lo único que va a dignificar y sacar a nuestro país adelante»

Víctor Hugo Oviedo es uno de los conductores del Movimiento Peronista 26 de Julio. Es el secretario político en la provincia de Buenos Aires de esa organización fundada en setiembre de 1985 por Juan Carlos Cacho Scarpatti y en la que Oviedo (que también fue concejal en Hurlingham), milita desde hace 20 años. 

 

-¿Tu labor como secretario político del Peronismo 26 de Julio implica actividad en cuántos distritos?

-Dentro de la provincia de Buenos Aires estamos 15 distritos, 11 en lo que sería el AMBA y los otros 4 distritos en el interior de la provincia, y también tenemos representación en el NOA, en Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero; en el NEA en Chaco y Formosa, y en Córdoba, y bueno, también otros compañeros se están sumando de Cuyo y del centro del país.

-El peronismo cumplió 75 años. ¿Cuál es su estado de salud?

-El estado de salud del peronismo es óptimo. Está vivo, con todas sus contradicciones y matices, pero, como justamente desde su nacimiento tuvo que ver con un movimiento de masas representadas por distintos sectores sociales, bueno dentro de eso, la gran mayoría la de los trabajadores y hoy todavía sigue luchando por la liberación de la patria. El peronismo mantiene en sus principios la justicia social, la independencia económica y la soberanía política.  Venimos de una tradición histórica, de luchas populares, del yrigoyenismo, la confederación argentina, los Federales, el peronismo es un poco la continuidad de esas luchas que todavía hoy continuamos y bueno, eso es el peronismo, es la memoria histórica de la gran mayoría del pueblo argentino.

-Y al peronismo es elegido una vez más para gobernar en un clima particular, con una severa situación económica, muy agravada por la pandemia. Pero tal vez lo más complicado sea el nivel de intolerancia y odio que expresan algunos sectores de la oposición ¿no?

-Si, si, si la verdad que para estos tiempos es una violencia inaudita, sin justificación. Pero vos sabés que estos sectores son los mismos sectores que no dudaron en bombardear Plaza de Mayo a una población civil indefensa, a niños, mujeres, ancianos, tirándole bombas sobre su cabeza el 16 de junio del 55, son los mismos, es el mismo odio irracional. Son los mismos que ahorcaron y masacraron a los federales luego de Caseros, son los mismos que hicieron el golpe del 30 contra Yrigoyen, y son los mismos que tuvieron proscripto al peronismo durante 18 años y después en la dictadura del 76 al 83 no dudaron en hacer desaparecer 30 mil compañeros… o sea, estos sectores minoritarios, porque son minoritarios, porque el hecho de que hoy salgan a la calle y simulen ser multitudes, en realidad son minoritarios comparados con la gran mayoría del pueblo argentino, mantienen ese odio de clase, ese odio ciego.

-Ceguera que le impide ver la gravedad de la pandemia por ejemplo.

-No les importa la vida. Vos podes estar en contra de ciertas pautas relacionadas con el cuidado frente al coronavirus, podes cuestionar lo que quieras, lo que no podes cuestionar es que estamos en una pandemia, y que hay ciertos cuidados que son imprescindibles, eso es incuestionable, y es incuestionable de que es un hecho mundial y los países más desarrollado, más supuestamente preparados en términos de avances tecnológicos, en salud y todo eso no están sabiendo qué hacer; están desesperados, desbordados, y nosotros que somos un país emergente, en desarrollo, con todas las dificultades que tenemos, la estamos sobrellevando.

-¿No te llama la atención la impaciencia de esos sectores, que reclaman soluciones inmediatas para todo en medio de una pandemia, pero que aceptaron las excusas de Mauricio Macri del “pasaron cosas” o la devaluación de la Lira turca cuando empujaron al país a una tremenda crisis económica?

-Totalmente, totalmente, la verdad que no salieron nunca, durante los 4 años donde nuestro país fue rifado, no se los escuchó en estos 4 años cuando endeudaron al país en más de 70.000 millones de dólares, una deuda jamás hecha por un gobierno argentino en estos 200 años y pico de historia que tenemos. Ni la dictadura generó tanta deuda, y para estos sectores parece que la deuda no existió, y sin embargo toda la crisis económica que estamos sufriendo el 90% es por la deuda que ellos contrajeron.

-¿Cuál es tu mirada respecto a los planteos de la supuesta debilidad del gobierno? Una debilidad que teóricamente provoca las diferencias entre los sectores que conforman el Frente de Todos.

-Todo movimiento de masas y en un movimiento mayoritario conviven distintos sectores y eso genera tensiones, porque hay matices y hay diferencias, y eso está bien, son posturas que permiten una discusión racional. Nosotros conformamos el Frente de Todos y justamente de todos, estamos hablando de una pluralidad, y en una pluralidad está bien que haya matices, seria idílico pensar que no los haya. El tema es que algunas de esas diferencias son remarcadas por la oposición, aprovechando que tenemos compañeros que a veces quieren sobresalir, tienen más ansias de protagonismo, entonces salen a decir cosas que después son tomadas por la oposición para sobredimensionarlas y bueno, ese es el juego también que hacen ciertos medios que juegan a favor de estos sectores minoritarios y a veces esos compañeros les hacen el juego también, pero está bien, son posturas, simplemente uno está de acuerdo o no está de acuerdo y está bien también, y después se verá democráticamente quien prevalece y quien no.

En la oposición también tienen diferencias; porque si vos los escuchás unos dicen una cosa otros dicen otra totalmente contradictoria, y es lógico que eso pase en los frentes políticos.

-La 26 de Julio tiene un reconocido trabajo territorial, con mucha vinculación con organizaciones sociales; ese trabajo en la calle te permite medir la temperatura social. ¿Cuáles son los principales reclamos en los barrios?

-La realidad cotidiana es muy dura, consecuencia de lo que hablábamos anteriormente, de esos cuatro años nefastos del gobierno anterior. En 2015 estaba estabilizado el país, desendeudado, en condiciones de planificar un desarrollo de país con cierta autonomía, y eso se truncó con el macrismo, y hoy estamos viviendo esas consecuencias, y se traducen muy fácilmente en el desempleo, en la escala inflacionaria, la tradición argentina de muchos sectores de refugiarse en el dólar. Todas esas cosas impactan en la economía real que es lo que los sectores mayoritarios lo sufrimos. Yo soy trabajador, vivo de mi trabajo, así que todos sufrimos esos embates, y todo eso hoy se siente fuertemente sumado a la pandemia.

-Y los primeros que lo sufren son los vecinos de los barrios populares del conurbano

-Exactamente, y los barrios lo están prudentemente, por que en ese sentido también el gobierno ha salido rápidamente a responder a esas emergencias, como buen gobierno peronista primero se enfocó en aquellos más necesitados y les dio y les da respuestas. ¿Alcanza con eso? y no, por que se requiere que empecemos a pensar en impulsar el desarrollo y la producción que es lo único que va a dignificar y va a sacar a nuestro país adelante.

-En esa contención de parte del Estado, ¿en cuánto influye el vínculo del gobierno nacional o provincial con los municipios?

-Se nota claramente. Nosotros, desde la 26 de Julio, estamos en 40 distritos de todo el país y entre esos 40 distritos independientemente del color político en la cual se vive hay hoy una relación fluida del gobierno tanto provincial como nacional, se ve claramente la diferencia con lo que veníamos viviendo. El gobierno ha dado respuesta rápidamente, a todos los gobiernos independientemente de su posición política, los ministerios estuvieron al servicio y eso nos consta porque estamos en los territorios, porque los compañeros han recibido respuesta tanto de los gobiernos locales, provinciales como nacionales, entonces hay una articulación estrecha, y se vio también en muchos casos en el tratamiento de la pandemia, salvo algunas excepciones de algún payaso que quiere mostrarse y diferenciarse para llamar la atención y en vez de estar preocupado por lo que le pasa a su pueblo está preocupado por aparecer en primera plana nada más. Pero no hay que detenerse lo chiquito de la política y sí con lo que debería ser y muchas veces es la política.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *