Jaime Perczyk: era el menos conocido de los nuevos ministros y ahora todos hablan de él

Por Rody Rodriguez. 

Cuando se dieron a conocer los nombres de los nuevos ministros en el gobierno nacional, aparecieron viejos conocidos: el gobernador tucumano Juan Manzur como jefe de gabinete, el ex presidente de la Cámara de Diputados de la Nación y varias veces ministro, Julián Domínguez, en Agricultura y Ganadería; Daniel Filmus ex senador y ex ministro en Ciencia y Tecnología; Aníbal Fernández -el mas famoso sin dudas-, en Seguridad… pero cuando designaron a Jaime Perczyk en Educación, fueron varios los que se preguntaron ¿quien es el nuevo ministro?.

El desconocimiento no era desde el ámbito de la educación, donde lo conocen bien. Tampoco desde Hurlingham, donde es reconocido por su labor en la Universidad Nacional de Hurlingham como rector, fue desde otro sectores, incluso desde el periodismo o desde lo que algunos gustan llamar el “común de la gente”.

Apenas Perczyk juró como ministro, su nombre se hizo notoriamente conocido. Hasta se viralizó en redes el momento de su jura como no ocurrió con ningún otro caso. Es que mientras el presidente Alberto Fernández lo presentaba, el nuevo ministro de Educación extendió su mano hacia la mesa y decidió apartar la Biblia y sólo juró por la Patria ante la Constitución.

No fue el único que lo hizo, Filmus y Santiago Cafiero tampoco juraron por Dios y los Santos Evangelios, pero el gesto de retirar la Biblia, separándola de la Constitución, fue lo que generó la enorme repercusión.

Repercusión que Jaime Perczyk, al que muchos conocen como Jimmi, minimizó y solo se ocupó de expresar ante los requerimientos de los medios que su prioridad es «recuperar» al millón de alumnos que durante la pandemia dejaron de ir a la escuela o se desvincularon de las clases por no tener acceso a internet. «Hay que ir a buscarlos uno por uno», afirmó.

El nuevo ministro aseguró que el objetivo inmediato es «recuperar una normalidad creciente, que los chicos estén en las escuelas».

Jaime Perczyk era Secretario de Políticas Universitarias de la Nación. Claramente no era el funcionario más cercano a su antecesor, Nicolás Trotta, de hecho, el ahora ex ministro fue el único de los reemplazados que no asistió a la jura.

Es rector de la Universidad Nacional de Hurlingham (en uso de licencia). Cuando se lo eligió para ese cargo en 2015, recibió críticas, de Clarín por ejemplo, no muy diferentes a las que tratan de esgrimir algunos opositores (ver link al pie de la nota). Fue Presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) en 2019, de buena relación con los gremios docentes y de inocultable militancia peronista.

No es católico (quedó claro) pero admira profundamente al Papa Francisco, de hecho la UNAHUR fue la primera microsede latinoamericana de la Universidad del sentido, promovida por el Papa. «Es una de las personas más importantes que hay en el mundo. Yo no soy practicante, no soy creyente, pero es emocionante hablar con un líder que, yo creo, está en el lado correcto de la humanidad. Su compromiso en favor del diálogo, la paz y la justicia social son un aporte invaluable para el cuidado de la casa común» expresó en ocasión de visitarlo en el Vaticano en noviembre de 2019.

Fue viceministro de Educación entre diciembre de 2011 a diciembre del 2015, cuando la cartera era conducida por Alberto Sileoni. También esos años fue vicepresidente del Directorio de Educ.Ar Sociedad del Estado. Antes, fue Director Nacional de Políticas Socioeducativas en 2007-2009 y Jefe de Asesores de Gabinete del Ministro, entre 2009 y 2011.

Amante del deporte, hincha de Independiente, Jaime Perczyk es licenciado en Educación Física por la Universidad Nacional de Luján, y magíster en Ciencias Sociales y Humanidades por la Universidad Nacional de Quilmes. Se desempeñó como docente de educación no formal y formal, en todos los niveles del sistema: inicial, primaria, secundaria y universitaria.

Con Juan Zabaleta no solo lo une un trabajo común en Hurlingham si no también una estrecha relación de amistad.

Hace menos de un mes, presentó su libro «La política educativa durante el kirchnerismo, 2003-2015». «Este libro fue posible porque hubo una decisión política en los gobiernos de Néstor  Kirchner y Cristina Kirchner de pelear por el  financiamiento educativo. Nos encontramos con un país en el cual los maestros no podían cobrar sus salarios y a partir del año 2003 se llevó adelante una política que permitió que el  6% del PBI sea destinado a la educación, se crearan de 19 universidades, se distribuyeran 91 millones de libros y se entregaran 5 millones y medio de computadoras, entre tantas otras iniciativas», expresó Perczyk. que desde ahora enfrenta desafíos tan o más complejos que aquellos del 2003.

 

 

Clarín cuestiona la designación de Jaime Perczyk como rector de la UNAHUR

https://www.hurlinghamaldia.com/clarin-cuestiona-la-designacion-de-jaime-perczyk-como-rector-de-la-unahur/

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *