La mujer policía que denunció a tres oficiales de la comisaria de Villa Tesei, teme por su vida

Oeprativo-camiones-llevaban-contenedores-Puerto_CLAIMA20150714_0016_28

Estos son los camiones que fueron asaltados por la banda de piratas del asfalto

Enorme repercusión tuvo la noticia de la denuncia realizada por la agente de la Comisaría 2da. de Hurlingham, contra un comisario y dos oficiales que habrían cobraron $ 600 mil para borrar de un operativo a tres piratas del asfalto. La agente, -de la que se mantiene reservada su identidad- asegura que fue amenazada de muerte.

La oficial de la Policía Bonaerense, que cumplía funciones en la Comisaría de Villa Tesei, que declaró contra tres oficiales de esa repartición por haber adulterado las actas que registran la detención de una banda de piratas del asfalto, fue amenazada de muerte en la puerta de la casa de su madre.
La mujer policía había revelado que tras la detención de 12 integrantes de una banda de piratas del asfalto que fueron alojados en la comisaría de Villa Tesei, tres nombres fueron borrados de los registros, a cambio de 600 mil pesos.
En declaraciones periodísticas, la mujer policía describió con simpleza contundente la situación que generó su denuncia: «Fui a declarar como testigo y destapé una olla de mierda».

La mujer policía, de 31 años, declaró como testigo de identidad reservada en la Fiscalía 9 de Morón. En su testimonio reveló que tres presuntos piratas del asfalto habrían sido liberados a cambio de 600.000 pesos y que su jefe incurrió en irregularidades, obligándola a modificar las actas de procedimiento.
Pocas horas después de la denuncia que involucra al comisario Ángel Amadeo Cardozo, al subteniente Guillermo Aybar y al oficial principal Ariel Benítez, la mujer relató que estando en la casa de su madre, salió a la calle, y uno de los involucrados la esperaba dentro de un auto, “solo” para decirle: «Te voy a matar a vos y a tu vieja».

La denunciante sabe las características de los personajes con los que lidia: «Es gente pesada que está acostumbrada a hacer lo que quiere. Puedo aparecer en un zanjón» alertó.

Los policías Cardozo, Aybar y Benítez están imputados por liberar a piratas del asfalto tras un procedimiento hecho el 23 de abril pasado. De acuerdo a lo informado por el Ministerio de Seguridad bonaerense los tres fueron separados de sus cargos hasta tanto la Auditoría de Asuntos Internos determine la responsabilidad de cada uno de ellos en el hecho denunciado.

El día que borraron a tres piratas

En la mañana del 23 de abril, fueron detenidos 12 integrantes de una banda acusada de haber robado un camión con amasadoras de pan marca Phillips, en el puerto de Buenos Aires. Los delincuentes fueron trasladados a la Comisaría 2da. de Hurlingham, ubicada en Vergara 2350 de Villa Tesei. Allí una oficial recibe a los cacos y les toma los datos. Es la mujer policía que finalmente hizo la denuncia.

En un reportaje publicado en el diario Clarín, esta agente de la Policía Bonaerense explicó: «Como eran muchos a algunos los metí en el calabozo y a otros los dejé amarrados a las rejas y les fui tomando los datos, en un procedimiento de rutina». Contó que uno de los detenidos se sintió mal, y fue trasladado con las esposas puestas y dos custodios al hospital. «Pero éste fue finalmente uno de los tres que algunas horas después de la detención se volvió a su casa. Los otros dos salieron de la comisaría caminando y cuando algunos compañeros los fueron a buscar, el tipo les dijo que ya había arreglado todo con Aybar».

El subteniente Guillermo Aybar fue el que le pidió que borrara tres nombres del parte que estaba escribiendo para la fiscalía. Tarea que realizó otra agente, que borró con liquid paper los nombres “y para tapar ese agujero le pidió a otro oficial que saliera a buscar tres perejiles que anduvieran fumando porro».

La desobediencia de la mujer policía le valió insultos por parte de Aybar. Y esa misma noche el comisario Ángel Cardozo, intentó sobornarla ofreciéndole 2 mil pesos.

Ahora, tras la denuncia, y las amenazas recibidas, la mujer policía teme por su vida y reclama por la custodia prometida. Tampoco ninguna autoridad del Ministerio de Seguridad que conduce Alejandro Granados la llamó.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *