La comparación con la PASO 2017 y lo que se puede venir el 14 de noviembre

Por Rody Rodríguez.

El Frente de Todos de Hurlingham perdió 30 mil votos entre la general del 2019 y la PASO del 2021. Sin embargo por muy escaso margen igual ganó. Esto puede ser una síntesis a las apuradas de los resultados de la elección del domingo pasado, pero no es del todo acertado comparar una general con una primaria, ni tampoco hacerlo entre una elección por cargos ejecutivos (intendente en el caso local) y una legislativa (con elección de concejales).

Ahora bien, si se compara la PASO de este año con la anterior de medio término, (la del 2017) hay datos que vale la pena repasar.

En esa elección del 2017 también hubo una enorme paridad entre el macrismo (en ese momento Cambiemos) y el kirchnerismo (entonces Unidad Ciudadana). El primero sumó 38.400 votos (35 %) y el segundo 36.300 votos (33%).

Al igual que este año, Cambiemos tuvo interna, esa vez Lucas Delfino le ganó a Ramón Fernández con guarismos similares a la interna del 2021 entre Delfino y Andrea Giorgini. En ambas confrontaciones Delfino superó el 70% y la minoría obtuvo más de 10 mil votos.

Unidad Ciudadana también tuvo internas en el 2017 pero más desparejas aún. Martín Rodríguez superó con el 94 % a Raúl Zurita.

Hace cuatro años la tercera fuerza era el massismo, con Luis Acuña de precandidato a concejal que logró pasar el 13 por ciento, y fue el debut del randazzismo con Damián del Castaño de primer precandidato que superó el 5% (igual que este año).

La izquierda por su parte, con Estela Ramazoti de precandidata, sacó algo más del 4%.

A diferencia de este año, en las PASO del 2017, no había expresiones tan claras de derecha o extrema derecha.

Con relación a los resultados de las PASO, las elecciones generales del 2017 tuvieron pocas sorpresas, Cambiemos y Unidad Ciudadana aumentaron significativamente y en forma bastante pareja sus votos, de modo que ganó Cambiemos, pero la polarización derrumbó las ofertas electorales de Sergio Massa y Florencio Randazzo y creció un poco más la izquierda. Eso sí, las bancas de concejales fueron para los dos primeros, seis para Cambiemos y cuatro para Unidad Ciudadana.

Algunas cosas parecidas ocurrirán en las elecciones de noviembre de este año. Las 10 bancas en juego se las repartirán entre el Frente de Todos y Juntos. Para que la izquierda, el randazzismo o los partidarios de Espert puedan incorporar un concejal deberían por lo menos duplicar la cantidad de votos obtenidos el domingo pasado. Parece imposible.

Queda la incógnita de saber cual será el comportamiento de los más de 5 mil vecinos que votaron a listas que no alcanzaron el piso, adonde irán esos votos y cuántos de los 55 mil ciudadanos que no fueron a votar, pueden a llegar a cambiar de actitud, y de hacerlo, si votarán a favor o en contra del gobierno.

Porque de eso se trata una elección de medio término, de plebiscitar la gestión gobernante.

Que mejore o empeore el desempeño del Frente de Todos depende del Frente de Todos. Que Mejore o empeore el desempeño de Juntos también depende en gran parte del Frente de Todos.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *