La vieja mala fama de la Clínica Sagrado Corazón en medio de una puja política

Desde hace más varias décadas la Clínica Sagrado Corazón está acompañada de malas noticias. Trabajadores mal pagos, fallas edilicias, servicios deficientes, suelen algunos de los problemas de esta Clínica que en los últimos días fue nuevamente noticia por el atraso en el pago de salarios, que derivó en un cruce virtual entre concejales.  

Un nuevo conflicto laboral en la Clínica Sagrado Corazón por atrasos en los sueldos de marzo y abril, más un porcentaje del aguinaldo 2018, despertó el interés del presidente del Concejo Deliberante Martín Rodríguez, que presentó un proyecto de ordenanza para que las autoridades de la Clínica y el responsable local del PAMI, Sebastián Palacio Rius, den explicaciones sobre el funcionamiento del cuestionado nosocomio.

El concejal Rodríguez remarcó que la Clínica de la calle Ricchieri «es la principal prestataria de PAMI en la zona y tiene un pésimo historial en el trato de nuestros jubilados y de sus trabajadores».

De inmediato llegó la respuesta del concejal macrista Alfredo Carrasco quien a través de una nota a Rodríguez, que hizo pública por redes sociales, acusó a La Cámpora –la agrupación de la que Rodríguez es referente- de «querer usar a nuestros abuelos».

Rompiendo la armonía que reinaba entre ambos sectores, Carrasco señaló que «durante muchos años en Hurlingham, el kirchnerismo y la Cámpora usaron a nuestros abuelos para ir a actos políticos y sacarse fotos, dejando de lado lo que verdaderamente importaba que era su salud».

El Concejal de Cambiemos Alfredo Carrasco, opinó que «de 10 años en los que el kirchnerismo manejó el PAMI de Hurlingham jamás hubo una preocupación real por mejorar los servicios para los abuelos y abuelas». Carrasco dice que en ese tiempo a la clínica se le endilgó el sobrenombre de «camino al cielo», ignorando que es un fatal apelativo que ese centro de salud tiene hace más de 30 años.

Tras defender la gestión de la administración del PAMI local, informó que «hoy cualquier afiliado puede dirigirse a las oficinas de PAMI y pedir que le cambien su lugar de atención si no están conforme con el que tienen» y terminó su nota en Facebook con algunas ironías contra los «militantes y referentes de la Cámpora que vienen de lugares y barrios porteños con realidades distintas».

Las expresiones del presidente del Bloque de Cambiemos fueron respondidas por la concejal de Unidad Ciudadana, Cecilia Saenz, quien aclaró: «Hace muchísimos años que la clínica recibe las peores críticas de nuestros vecinos. La voluntad de buscar una solución real para nuestros jubilados y nuestras jubiladas es lo que se espera de quienes ocupan roles institucionales. Y nuestro interés no es nuevo: en varias oportunidades hemos presentado proyectos para abordar la situación».

Cecilia Saénz afirmó: «nos estamos enfocando en uno de los problemas más serios de los jubilados de Hurlingham. Todos los vecinos están de acuerdo con que hay que hacer algo. ¿Por qué Lucas Delfino no quiere que las autoridades de la clínica y del PAMI vengan al Concejo a explicar la situación de la institución, que a los problemas de atención médica le ha sumado un profundo conflicto salarial que pone en crisis la prestación de salud para nuestros jubilados? Realmente, no lo entiendo» expresó la concejal kirchnerista, que finalmente dijo haberla tomado por sorpresa «el agresivo posteo» que Carrasco les dedicó en las redes sociales y expresó su deseo de que «el posteo haya sido un exabrupto y que los concejales de Cambiemos voten con nosotros este proyecto de ordenanza» y reflexionó: «No inventemos una grieta, que está en juego la salud. La gente necesita respuestas».

El responsable del PAMI en Hurlingham, Sebastián Palacio Riu y el titular del PAMI a nivel nacional Sergio Cassinotti.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *