«Los hermanos Sandoval se abrazan hoy y para siempre»

 

los tres hermanos sandoval

El domingo 17 fue el reencuentro de Fernando, Abel y Pedro Sandoval después de 39 años. Tres hermanos que la dictadura militar no pudieron separar.

En un restaurante de Capital, se reencontraron Fernando, Abel y Pedro Sandoval. Con sus padres desaparecidos, Pedro, apenas nació, había sido apropiado por un oficial de gendarmería.

Alicia Rabinovich y Pedro Erico Sandoval, militantes del MR 17, tuvieron dos hijos Fernando y Abel. En el año 1975 se separan. Pedro forma pareja con Liliana Paty Fontana.

El 10 de septiembre del 1976 Alicia Rabinovich fue secuestrada en Hurlingham donde vivía con Fernando de 6 años y Abel de 2.

El 1 de julio de 1977 Pedro y Liliana son secuestrados en su casa de Caseros. Liliana estaba embarazada.

Alicia Rabinovich; Pedro Erico Sandoval; sus dos hermanos, Juan Carlos y Goto Sandoval y Liliana Fontana permanecen desaparecidos.

Alejandra Rabinovich, hermana de Alicia, cuenta que «Fernando llegó a acariciarle la pancita a Lilia-na, fue su último contacto con su hermanito». El 28 de diciembre de 1977 Liliana tuvo familia en cautiverio, nació Pedro, pero la criatura fue apropiada por el Comandante Mayor de la Gendarmería Nacional Víctor Rei, que lo rebautizó con el nombre de Alejandro.

Durante 30 años, el gendarme Rei vivió en Hurlingham, con el hijo robado a Liliana. Durante todo ese tiempo, el hijo de Pedro y Liliana se habrán cruzado sin saberlo con sus hermanos que lo estaban buscando. Luego Fernando se fue a vivir a Puerto Madryn y Abel a Israel.

En el año 2006, el hijo de Pedro Erico Sandoval y Liliana Fontana recupera su identidad.

39 años después del nacimiento de Pedro los tres hermanos se reunieron por primera vez.

Alejandra Rabinovich, feliz con el reencuentro de sus sobrinos asegura: «tan simple como encontrarse con toda esa historia detrás. Es conmovedor. Es una historia nuestra. Ahí está Hurlingham, el barrio dando vueltas» y afirma convencida que «la verdad vence a la impunidad y el miedo se derrumba ante tanto amor».

Alejandra agradece a «la Abuela Chela Fontana (madre de Liliana) y toda su familia, a Paquita Rabinovich (madre de Alicia) y a todas las Abuelas de Plaza de Mayo que por amor transformaron tanto dolor en lucha y no pararon de buscar a sus nietos y siguen por los 400 nietos que nos faltan recuperar».

Luego de exclamar que «la dictadura no pudo matar tanto amor», resume: «los hermanos Fernando, Abel y Pedro Sandoval, mis sobrinos, se abrazan hoy y para siempre».

Sobre el reencuentro Fernando Sandoval dijo: «Hace más de 38 años la dictadura corporativa ladrones de pañales, genocidas de mis viejos, Liliana, mis tíos y 30.000 compañeros… arrebataron nuestras infancias y un pedazo de nuestras vidas. Sin embargo fuimos concebidos con tanto amor que sólo se puede entender con ese abrazo que las abuelas le dan a cada nieto encontrado, y que hace unos días nos fundimos en un abrazo de hermanos, interminable, que ni la misma muerte podrá separar, porque con todo el recorrido singular y colectivo los hermanos Sandoval vencimos al odio».

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *