Nuevos aires en el barrio La Juanita: Damián Pascal, flamante presidente de la Sociedad de Fomento Islas Malvinas

 

Damián Pascal forma parte de una nueva generación de dirigentes barriales. Hace poco asumió como presidente de la sociedad de fomento Islas Malvinas, del barrio La Juanita, en Villa Tesei. Respaldado por Miguel Quintero (actual secretario de Obras Públicas del municipio), Pascal tiene como propósito darle vitalidad a una institución que es el corazón de un barrio que siempre necesita más.

Damián Pascal habla con entusiasmo, y no es para menos, tiene muchos proyectos en su cabeza y muchas ganas de llevarlos adelante con la energía de sus 29 años. Los destinatarios son los vecinos del barrio donde vivió toda la vida ya que fue elegido como presidente de la Sociedad de Fomento Islas Malvinas, del Barrio La Juanita.

“Hace 24 años que no había elecciones” aclara, y así detalla que la mecánica era levantar la mano, decir que se quería ser presidente -ya que siempre había una lista única- y al no oponerse nadie se procedía al cierre del libro de acta y se redactaban los nombres de la Comisión.

En esta ocasión fue distinto y se sincera respecto de cuáles eran las diferencias entre las dos listas. “La diferencia era yo, algunos no me querían como presidente”- asegura.

Con convicción afirma que se sentía seguro para ese puesto, que deseaba esa responsabilidad y que cuando eligieron a otra persona de mayor edad decidió hacer una lista aparte y presentarse a elecciones.  A su firme decisión le siguió el apoyo de los vecinos que lo votaron dándole un espaldarazo de confianza el pasado 8 de febrero.

Para muchos vecinos la Sociedad de Fomento es “el club”, porque desde hace tiempo el baby futbol es su actividad principal. Y en ese sentido, Pascal recuerda: “Cuando dejé el club tenía 12 años y pasaba y lo veía de la misma manera que cuando me fui y me preguntaba, tenía esa incertidumbre de no entender por qué estaba así, por qué no crecía”

Fue un amigo de toda la vida, que hoy es técnico de la primera de futsal, quien lo incentivó a que se jugara por hacerse cargo de la sociedad de fomento. “Somos jóvenes, tenemos ganas, tenemos muchos proyectos y sabemos que los vamos a laburar y los vamos a concretar”- asegura.

El gran gancho para los chicos del barrio es obviamente el fútbol. Damián recuerda que cuando él era chico jugaba en baby desde corta edad (como él que arrancó a los 5) hasta los 12 o 13 años pero luego había una brecha hasta los 35 hasta que se podía entrar a jugar a veteranos.

En este sentido hoy considera que es importantísimo que los chicos ya no tienen esa brecha porque cuando terminan en baby al año siguiente ya están jugando su primer año en futsal y así “no están en la calle sino que están acá entrenando”

Además de un lugar donde los chicos desarrollan un sentido de pertenencia e identidad, el club a través del deporte te conecta con amigos que muchas veces continúan durante toda la vida.

“Nos estamos reuniendo con la Comisión dos o tres veces por semana. Al principio ya avisé a mis compañeros que iba a ser así. Hay muchas cosas para hacer”, adelanta Damián, satisfecho por las propuestas que muchos vecinos le acercan.

Por el momento en el lugar hay clases de Zumba los fines de semana y de folklore a cargo de Oscar con vistas a competir, pero están hablando con él para que también dé clases para quien quiera acercarse por hobbie.

También se acercaron un profesor de taekwondo y una profesora de danzas españolas que tienen interés de tener su lugar en el club.

Y las propuestas son variadas y para todas las edades, como para la tercera edad y la salud: se acercó una señora que ofreció dar talleres de prevención de diabetes y también un servicio de pedicuría para gente con esta problemática lo que para Damián sería realmente muy bueno.

Es una realidad que si a un sector le afectó los tarifazos fue a las entidades barriales y estos lugares que están abiertos todo el día y tienen un alto gasto sobre todo en luz para poder albergar a todos los que quieran ir a hacer deportes o tomar alguna clase. Consultado sobre esta problemática Damián aseguró que por ahora entre el dinero que se recauda de la cuota social y el alquiler de las canchas están cubriendo los gastos y que, como la idea es ir sumando cada vez más socios esperan no tener problemas para subsistir.

“Por ahora hay 164 socios pero tenemos el propósito de llevarlos durante este año a 500” – dijo esperanzado.

Si bien los socios que votaron en las elecciones son los vecinos del barrio, la Sociedad de Fomento puede asociar a cualquier vecino de cualquier otro barrio que se quiera acercar para contribuir y disfrutar de las instalaciones y las actividades. Solo con esa cuota que paga puede asistir a las clases que se brindan.

Damián Pascal nos cuenta que sintió mucho orgullo cuando el intendente Juan Zabaleta lo citó para felicitarlo en persona por la elección que ganó y para darle todo el apoyo necesario del municipio.

Por delante tiene por lo menos dos años y si logra ser reelecto muchos más para todas los planes que son muchos, uno de los más ambiciosos y a largo plazo- porque significa una inversión de mucho dinero- es agrandar y terminar la cancha de pista y ponerle un techo donde se podría practicar, entre otras actividades voleibol, patín y handball. Ojalá lo logre para el bien de todos los vecinos del barrio y los que quieran formar parte de la Sociedad de Fomento Islas Malvinas.

 

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *