Diputados bonaerenses tratan de frenar el avance de Farmacity en la provincia

 

 

La Cámara de Diputados aprobó la iniciativa del legislador Lisandro Bonelli, para frenar el avance de farmacias que pertenezcan a empresas multinacionales en la provincia. El proyecto fue girado al Senado para continuar su tratamiento. El tema también espera ser tratado en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Los farmacéuticos continúan con marchas y reclamos.

Con 43 votos a favor, la Cámara de Diputados de la Provincia aprobó el proyecto del massismo para poner un freno al desembarco de Farmacity en territorio bonaerense. Los farmacéuticos que habían marchado a la Gobernación pudieron ingresar a los palcos, con el visto bueno del presidente Manuel Mosca, y encendieron la sesión con abucheos y cuestionamientos a los diputados de Cambiemos que se opusieron al proyecto y pidieron debatir una nueva ley integral de farmacias.

«Dimos el primer paso para poner un freno definitivo a Farmacity, aún queda una instancia más que es la Cámara de Sena-dores y si todo va bien, rogar para que la gobernadora Vidal no vete el proyecto», planteó el autor del proyecto, Lisandro Bonelli del Frente Renovador, y agregó: «Fue impresionante la cantidad de farmacéuticos que se acercaron a la Legislatura. Hoy los diputados demostramos que trabajamos cara a cara con los farmacéuticos y no desde las sombras como hace Cambiemos».

Bonelli busca con su proyecto resolver un problema «suma-mente grave» porque «estamos discutiendo qué tipo de modelo de farmacia queremos en nuestra Provincia»: si un modelo sanitarista o uno «de corte liberal en el que se considera al medicamento como una mercancía».

Remarcó que la avanzada de Farmacity se debe al vicejefe de Gabinete del Gobierno Nacional, Mario Quintana, está involucrado y señaló que desde el oficialismo «quieren declarar inconstitucional la presente Ley para poder seguir expandiendo sus negocios y poder seguir ampliando sus ganancias».

Por su parte la diputada de Cambiemos Alejandra Lordén dijo: «Nos debemos una ley ‘modelo’ de farmacia, que con-temple la posibilidad de apertura en todas sus variables». Y aclaró que «podría haber creado un proyecto de ley en soledad pero estoy convencida de que debe ser creada en conjunto con todos sus actores, en el recinto, en las comisiones, con el Colegio de Farmacéuticos y todos los bonaerenses» y sobre el texto aprobado opinó que «es una ley maquillada que sólo reitera lo que la Ley ya dice y que no resuelve los problemas de fondo».

En nombre de Unidad Ciudadana -FpV, Santiago Révora, manifestó que en 2016 «ya avizoramos con preocupación el desembarco de Farmacity». Luego, expresó que «el desembarco de Farmacity en la provincia de Buenos Aires es sinónimo de desempleo en cada uno de nuestros pueblos».

 

UNA PELEA JUDICIAL Y POLITICA

La empresa de farmacias-shopping quiere instalarse en la Provincia de Buenos Aires y la Ley 10.106 no se lo permite y desde hace más de cinco años comenzó una batalla judicial en la que cuenta con algunas ventajas desde la llegada de Cambiemos al poder.

Es el que el vicejefe del Gabinete Nacional, Mario Quintana, fue presidente de la Cadena y hoy es accionista del grupo económico que controla Farmacity y su influencia se hace sentir. Por ejemplo, días atrás, la Procuración General de la Nación, a cargo en forma interina de Eduardo Casal, dictaminó a favor de Farmacity en la causa que ahora está en manos de la Corte Suprema de Justicia, donde uno de los jueces, Carlos Rosenkrantz, fue abogado de Farmacity, mientras que la actual directora de asuntos jurídicos de la cadena, Andrea Gualde, fue asesora de otro miembro de la Corte, Horacio Rossatti. Obviamente ambos jueces se excusaron y el tema deberán resolverlo los otros tres supremos: Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda.

 La Ley 10.606 de la provincia bonaerense impide que las farmacias sean propiedad de una sociedad anónima y obliga a mantener una distancia de 300 metros entre una y otra. Estos son los dos puntos que le impiden a Farmacity asentarse en la provincia.

 

LAS CADENAS QUIEREN QUEDARSE CON TODO

«En Argentina, los precios los fijan la industria con la Secretaría de Comercio. Pero cuando se instalan este tipo de cadenas, controlan el mercado y presionan para fijar precios, siempre más elevados», advirtió María Isabel Reinoso, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Buenos Aires. «Son grupos monopólicos que apuntan a toda la cadena porque después se meten en la distribución y hasta fabrican medicamentos. Ponen las reglas del juego y nunca a favor de la gente» afirmó.

 

 

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *