El INTA por primera vez conducido por una mujer

El jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, puso en funciones a la primera mujer en la historia que presidirá el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Se trata de Susana Mirassou, una ingeniera agrónoma y doctora en Ciencias Sociales. Junto a Cafiero estuvieron el ministro de Agricultura (y ex vicepresidente del INTA, Luis Basterra y el ministro de Desarrollo Agrario de la provincia, Javier Rodríguez.  

Durante el acto realizado en la Estación Experimental Agropecuaria del AMBA, también estuvieron presentes los intendentes Juan Zabaleta, de Hurlingham, y Alberto Descalzo de Ituzaingó. Los dos municipios sobre los que está emplazada la sede del llamado «INTA CASTELAR».

La nueva presidenta del INTA, Susana Mirassou consideró que “después de los últimos 4 años malos, de desinversión y reducción de recursos, hay que cambiar las prioridades, poniendo en primer término a los más débiles, que en nuestro caso serán todos los actores de la Agricultura Familiar”.

Sobre el estado en el que encontró al INTA, destacó además del grave «deterioro edilicio» que «las 800 personas menos que quedaron condicionan roles y proyectos clave de investigación», aunque subrayó: «Tenemos banderas en alto y trabajaremos para poner al INTA de pie, al servicio de la sociedad y del país», señaló.

Respecto de los ejes estratégicos de su gestión dijo que «contribuirá a combatir el hambre, impulsará el valor agregado en origen, con fuerte promoción de la agricultura familiar, a la par de fomentar el aumento de exportaciones, para generar divisas».

Por su parte el ministro Basterra calificó al INTA como «un organismo donde coexisten la agricultura familiar (elemento de inclusión imprescindible) y la agricultura empresarial», además de considerarlo un «organismo muy importante para el ejercicio soberano del conocimiento». Basterra también pidió tener en cuenta la «adaptación a una realidad insoslayable del campo, porque la producción agropecuaria ya no se puede concebir si no es en estrecha relación con el ambiente. En el INTA aprendí mucho de los servicios ecosistémicos que tienen un valor intangible, difícil de monetizar. Todos sabemos del valor del ambiente pero nadie lo quiere pagar. De cualquier modo, el INTA es un organismo reconocido internacionalmente, entre los 10 de mayor predicamento en el mundo, particularmente por su impronta muy fuerte en extensión técnica hacia los productores».

Susana Mirassou es ingeniera agrónoma (UBA), Magister Scientiae en Economía Agraria (FAUBA-INTA) y doctora en Ciencias Sociales (FLACSO), en cuya tesis abordó la gestión integral de los recursos hídricos. Ingresó al INTA en 1988 como becaria en el Instituto de Economía y Sociología Rural, y trabajó en Economía de los Recursos Naturales y Sustentabilidad. Desde 2007 a 2019, fue directora nacional asistente de Planificación, Seguimiento y Evaluación.

El vicepresidente del INTA es Tomás Schlichter, ingeniero agrónomo (UBA) y doctor en Ciencias Forestales (Universidad Georg – August, Goettingen, Alemania Federal), en cuya tesis abordó el desarrollo de un modo lo de simulación de ciclo del agua en un ecosistema de bosque de hayas.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *