14 años de cárcel para al ex jugador de Huracán por el crimen de un ex arquero de Almagro frente a Paseo Florido

Nahuel Oviedo, ex futbolista de Huracán, fue condenado a 14 años de prisión por asesinar de una puñalada a Facundo Espíndola, (foto) quien fuera arquero de Almagro, a la salida de un bar en el Paseo Florido, sobre la Av. Jauretche en Hurlingham en 2018.

La pena del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de Morón recayó sobre Nahuel Oviedo (29) por el delito de «homicidio simple», mientras que un amigo suyo, llamado Ever Brizuela Cáceres (28), fue condenado a la pena de 12 años de cárcel como «partícipe necesario» del crimen.
El abogado Arturo Goldstraj, defensor del ex futbolista de Huracán, dijo a Télam que estudiará los fundamentos del fallo unánime que este mediodía dieron los jueces Julia de la Llana, Marcos Lisa y Juan Carlos Uboldi y luego presentará un recurso de queja ante la Cámara de Apelaciones.
Según el letrado, al conocerse el fallo, familiares y amigos de la víctima insultaron a los magistrados tras la sentencia porque consideraron que la pena fue escasa.
Es que la fiscal del juicio Graciela Biasotti había pedido durante su alegato que el ex delantero de Huracán y San Telmo sea condenado a 18 años de prisión por el crimen de Facundo Espíndola (25).
En el mismo alegato, la representante del Ministerio Público había solicitado al TOC 5 que Brizuela Cáceres, de nacionalidad paraguaya, reciba 16 años de cárcel como «partícipe necesario» del crimen de Facundo.
En tanto, los abogados Fabiana Perticaro y Eduardo Mosquera, representantes de la familia de la víctima, requirieron 25 años de cárcel para ambos, quienes llegaron detenidos al debate, mientras que los defensores pidieron la absolución.
«Durante el juicio quedó claro que Brizuela le dio el cuchillo para que Oviedo lo matara a traición, en las imágenes se vio cómo le tiró el puntazo desde adentro del auto y fue de tal magnitud que casi le sale por la espalda», dijo a Télam Mosquera.
El letrado aseguró que ninguno mostró «arrepentimiento» y que no declararon en ningún momento durante el debate, ni siquiera en las «últimas palabras» para pedir «perdón» a la familia de la víctima.
Según su testimonio, entre los testigos que fueron «muy claros» respecto a la mecánica del ataque y las imágenes de las cámaras de seguridad, quedó «totalmente acreditado que el crimen fue cometido por Oviedo y Brizuela».
Mosquera negó la hipótesis de las defensas, que aseguraron que ellos se «defendieron» durante la pelea y que en realidad fueron «víctimas».

LA NOCHE DEL CRIMEN

El hecho ventilado en el juicio ocurrió en la madrugada del 22 de julio de 2018, cuando Facundo salió del bar Jack’s Home de Hurlingham, en Jauretche al 1000, junto a un grupo de amigos cuando comenzó una discusión con los acusados.
De acuerdo a lo establecido durante la etapa de instrucción, la víctima, quien había atajado en Almagro y estaba libre al momento del crimen, recibió una piña por la espalda de Oviedo pasadas las 6.30.
«Después que parecía que se habían calmado los ánimos Facundo comenzó a caminar para tomarse el tren, pero los asesinos regresaron para atacarlo», afirmó Mosquera.
Es que según la acusación, Brizuela le dio un cuchillo de casi 20 centímetros de hoja que sacó del baúl de un Peugeot 308 blanco y que fue exhibido en el juicio.
Minutos más tarde, Espíndola fue interceptado por los ocupantes del auto y Oviedo le dio una cuchillada en el tórax que le provocó la muerte casi en el acto, tras lo cual escaparon a toda velocidad, de acuerdo a la pesquisa.
Los agresores fueron detenidos por la policía casi a las 7 de ese día, en el cruce de avenida Gobernador Vergara y Juana Azurduy, mientras que el arma homicida que había sido descartada en la huida fue encontrada a unas 30 cuadras de la escena del crimen.

Nahuel Oviedo seguirá en la cárcel por el crimen de Facundo Espíndola.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *