El massismo y el PRO no quieren a Acuña

El massismo y el PRO no quieren a Acuña en Hurlingham

PRENDA DE UNIDAD

Por José Luis Soria ||

Luis Acuña es parte de un paquete que Jesús Cariglino ofrece a dos puntas, tanto a Sergio Massa, (con el que por ahora está) como a Mauricio Macri. Pero los dos candidatos a presidente no quieren “comprar el paquete completo” y prefieren tener lejos a Luis Acuña.

Los candidatos a presidente de la Nación Mauricio Macri del PRO, y Sergio Massa del Frente Renovador, se disputan la pertenencia de algunos intendentes. Los nombres que están en danza son los de Gustavo Posse de San Isidro (que rompió con Massa), Martín Insaurralde de Lomas de Zamora, (que coquetea con todos) y Jesús Cariglino de Malvinas Argentinas, (que aún está en las filas del Frente Renovador, pero con muchas resistencias internas). Cariglino representa también a Luis Acuña, Sandro Guzmán, de Escobar y Humberto Zúccaro de Pilar.

Tanto Sergio Massa como Mauricio Macri están muy bien posicionados con vista a las elecciones de este año. Todas las encuestas los ubican, junto a Daniel Scioli, en lo más alto de las preferencias. Ambos confían en llegar a las PASO con varios candidatos a gobernador que le sumen votos para la pelea presidencial.

Massa promueve como candidatos a Darío Giustozzi, Felipe Solá y ahora Francisco De Narvaez, pero espera a Insaurralde. Macri también espera a Insaurralde para que compita con María Eugenia Vidal y, eventualmente, con Jorge Macri y Gustavo Posse.

Macri y Massa saben de la importancia del conurbano a la hora de los votos, por eso el interés en arrebatarse intendentes uno a otro. En ese gran mercado de pases, Cariglino, aun desprestigiado, cotiza bien por su poder electoral nada desdeñable, mientras que por Luis Acuña ninguno de los espacios políticos muestra demasiado interés en sumarlo.

Más allá de los rechazos, casi como una obsesión, Luis Acuña quiere volver a ser intendente. Aspira a completar casi 20 años de gestión, aunque aparecen piedras:

Massa impulsa la limitación de los mandatos de los intendentes y se opone a la reelección indefinida, de la que Acuña es un apasionado. El panorama es más complejo aún, en la interna del Frente Renovador local irrumpió Rodrigo Álvarez con aspiraciones de ser intendente, a tono con los aires de modernidad y renovación que Sergio Massa quiere darle a esta etapa. Rodrigo es hijo del ex intendente Juanjo Álvarez, jefe de campaña y principal operador político de Massa. Datos que siempre incomodaron al intendente. Agazapada, siempre peligrosa, está Maria Esther Barrionuevo, protegida de Felipe Solá, también con ganas de enfrentar a Acuña.

Mientras tanto el PRO, ya tiene elegido su candidato, es Lucas Delfino. En el partido amarillo sostienen que Acuña les resta en lugar de sumarles.

Y como si fuera poco, ninguno de los dos espacios le entusiasma mucho impulsar como candidato a un dirigente como Acuña, que juntó a su familia, está en medio de un escandaloso proceso por lavado de dinero y evasión fiscal.

Otro dato fundamental a tener en cuenta es el crecimiento que varias encuestas dan al Frente Para la Victoria. Su principal referente Juan Zabaleta, tiene niveles de aceptación que lo colocan como el más serio aspirante a la intendencia en el 2015. No es un crecimiento que sólo se de en Hurlingham. Esas mismas encuestas marcan una sostenida recuperación del kirchnerismo en todo el conurbano.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *