“En Hurlingham levantás una baldosa y sale una banda”

Hurlingham Records

Por Florencio Pereira Saafigueroa  ||

Fotos: Julieta Alfonso  ||

Paisanos de Hurlingham. Diego Pugliese y Sebastián Bastini son socios y dueños del estudio de grabación Hurlingham Records. Hace 14 años crearon las salas por donde pasaron desde bandas locales hasta grandes músicos. Actualmente, además de grabar y editar discos, dan clases de producción musical.

Hurlingham es música. De esta ciudad han surgido algunas de las bandas de rock más importantes como Sumo y sus descendientes, Divididos y Las Pelotas. Allá por el año 2000, el músico, productor, técnico de grabación y docente Diego Pugliese, se propuso hacer su propio estudio. Al principio la idea era solo utilizarlo para grabar sus canciones pero finalmente, y casi de manera involuntaria, creó lo que hoy es un de los estudios de grabación más reconocidos de Hurlingham y el conurbano. Más tarde se sumó al proyecto el músico y técnico de sonido y grabación Sebastían Bastini. Ambos, hasta hoy, continúan dirigiendo Hurlingham Records. Se ocupan de grabar, escuchar y editar los proyectos bajo la mirada de la sensibilidad y percepción del buen arte, de forma tal que mantengan y realcen la esencia pura de la música.

“En un principio fue un desafío personal, la idea principal era tener un lugar para ensayar con mi banda y después surgió el estudio. Siempre fui un amante de la música y sin buscarlo, terminé trabajando de esto”, explicó al diario, Diego.

A estos amigos les apasiona lo que hacen y dedican todos sus días a eso. Ofrecen sus conocimientos y experiencias en cuanto al sonido, mezcla y mastering, lo que ellos denominan el “photoshop del audio”. Por los estudios han pasado cientos de bandas tanto de Hurlingham como de todo el país. Han tenido el honor de realizar trabajos en estudio y en vivo junto artistas como la cantante Andrea Bela, Eduardo Schmidt (ex líder de Árbol), Flavio Cianciarullo (Los Fabulosos Cadillacs), Rodrigo de la Serna, Ricardo Tapia (Líder de La Mississippi), Sergio Colombo (Natty Combo), Nestor Ramljak (Nonpalidece), entre otros.

Ambos señalaron que nunca hicieron publicidad del lugar, trabajan por medio del “boca en boca”. Son recomendados por la gente con la que grabaron y también por sus alumnos de los cursos que brindan en el lugar. En esta modalidad son pioneros en toda zona oeste y reciben estudiantes de todas partes de Buenos Aires. Los cursos son orientados a la capacitación teórica y práctica en sonido, y se dictan de lunes a viernes.

“Enseñando lo que hacemos tuvimos un gran éxito, no hay muchos lugares en donde se eduque este tipo de trabajo. También es una ayuda para nosotros ya que nos obliga a vivir informados, saber lo último en lo que hacemos. La tecnología cambia continuamente y se debe estar modernizado”, expresó Diego. Además, ambos detallaron que la realización de un disco es extensa. Consta de alrededor de entre cien y 150 horas nada más de grabación, luego está la edición y también el trabajo previo que se debe realizar antes de decidir grabarlo.

“El estudio es un microscopio, entonces no se puede dejar pasar detalles porque ahí adentro resalta todo. Tiene que salir perfecto. Una nota errada es empezar de nuevo la toma. Adentro, hay un montón de cosas que empiezan a aparecer que en el ensayo tal vez no se dan cuenta”, detalló Sebastian. Además, explicó que la pre-producción es fundamental y un productor artístico es para la banda lo que un DT para un equipo de fútbol.

“Nos involucramos siempre en la producción de todos los discos y le dimos una mano a todo aquel que grababa con nosotros. Eso creo que es un plus del estudio porque la realidad es que en otro estudio hay un técnico que graba lo que vos toques y si esta mal nadie te dice nada, no suelen aconsejarlos”, detalló Sebastian. Además, relacionó parte de la reputación del estudio por ese aspecto y por la gran cantidad de bandas que hay en Hurlingham. “Esto un pueblo que está lleno de grupos. Levantas una baldosa y sale una banda”.

Con el avance de la tecnología y el furor de las redes sociales, muchos músicos deciden grabar canciones y subirlas a la Web, salteando la replicación física. Explicaron que muchas veces es una forma de ahorrar dinero y aún así, hacerse conocidos.

“No lo vemos como algo errado pero nosotros somos de la vieja escuela y queremos tener el CD en la mano. Pero la realidad es que hoy en día no le vendes un disco a nadie, entonce si se piensa como negocio no conviene porque seguramente no recuperes la plata. A su vez, los dos especificaron que hay una tendencia de que hoy una banda gusta por dos o tres tema, no todo el disco entero.

“Hace diez o quince años atrás te comprabas uno esperaba a que salga el CD de una banda y lo escuchabas tanto que te terminaban gustando todas las canciones. A veces las bandas en vez de invertir y hacer tres temas bien producidos, hacen un CD de diez temas, mal. Y si se suben pocos temas pero prolijos a una red social seguro te escuchen muchos más que comprando un CD de mala calidad”, puntualizó Sebastián.

En cuanto a la pregunta de si se puede vivir de la música, ambos explicaron que es posible pero lleva mucho trabajo y dedicación.

“Antes de formarme profesionalmente y de crear el estudio yo no estaba seguro de si iba a poder vivir de lo que me gusta. Es un desafío día a día dedicarse a esto y hay que estar en constante renovación. Es trabajar, aprender de tus propios errores, escuchar, querer superarte día a día. Algunos cometen el error de pensar que la única manera de vivir de la música es solo ser estrella de rock pero a la par de esa persona están 50 más para que todo funcione”, confesó Diego. A su vez, agregó que la clave es la constancia y buscar innovar cada día.

 

Share Button

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. JAVIER dice:

    ME GUSTO EL TITULO JAJAJA y Me Gusto Mucho lo que escribieron…SALUDOS le Mando desde La Prov San Luis VILLA MERCEDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *