Fiesta en la plaza de Hurlingham bancando a la Selección

Los vecinos fueron a Plaza Ravenscroft a festejar la actuación del equipo argentino de fútbol, que tuvo un gran desempeño en el Mundial logrando el subcampeonato.

Apoyo a la Selección en Hurlingham -2

La Selección Argentina de fútbol no pudo ganarle a Alemania en la final del Mundial Brasil 2014. Pero el apoyo al equipo dirigido por Alejandro Sabella fue masivo, ya que llegó a instancias a las que muy pocos pensaban que se podía llegar.

Luego de finalizado los 120 minutos del partido entre Argentina y Alemania, una enorme cantidad de vecinos superaron la lógica tristeza por la derrota y como en muchos puntos del país, se concentraron en la plaza para tributarle al equipo un merecido apoyo.

Familias enteras, grupos de amigos, gente suelta, vecinos que llegaban en camiones, coches y caminando, llegaron a la Plaza Ravenscroft a sumarse a un festejo con mucha dosis de bronca por lo cerca que estuvo la obtención de copa.

Sonia, por ejemplo, vecina del centro de Hurlingham, comentó su sensación: “tengo na gran, gran tristeza haber perdido, por todo lo que nos dieron los chicos en el mundial, pero una gran alegría por que pusieron todo, y por eso hay que valorarlos”. Para Adrián de Km 18, el gol de Alemania lo dejó “congelado”, y dijo que “no lo podía creer, Argentina hizo un gran partido, no tenían forma de llegarnos, fue un gol casual. El partido era para cualquiera. Lástima que fueron ellos los que convirtieron, pero la selección demostró que esta entre los más grandes del mundo. Los chicos fueron héroes”.

La gente que llegaba desde todos los barrios eligió el ya clásico “Brasil decime que se siente….” como canto principal.

Azucena, también del centro de Hurlingham estaba indignada: “nos robaron el partido, como lo hicieron en el 90. Esta vez no fue Codesal pero fue un italiano el que nos choreó el mundial. No importa, a los muchachos los bancamos igual y hay que ir a recibirlos como verdaderos campeones” aseguró.

La cara de la gente estaba exultante, realmente como si hubiésemos sido nosotros los que ganamos la copa porque según Luis, de Villa Tesei, -que llegó con sus hijos con las caras pintadas y envueltos en banderas argentinas-, “los muchachos dieron todo, hicieron un gran partido, un gran mundial. Cada uno de ellos son nuestros héroes y hay que vivirlo de esa manera. Alemania es un gran equipo pero hoy estuvieron lejos de pasarnos por arriba como ellos decían que lo iban a hacer. Grande Argentina carajo” gritó y los ojos se les llenaron de lágrimas.

Afortunadamente no se produjeron incidentes como si ocurrieron en el Obelisco y en La Plata ni tampoco participaron de los festejos en Hurlingham, integrantes de las barras bravas de Independiente ni de Chacarita.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *