Grassi en sus horas decisivas

Grassi-rejas

 

El sacerdote Julio César Grassi, condenado a 15 años de prisión por abuso sexual agravado y corrupción de menores, dijo que tiene «esperanza de que haya Justicia» en su caso, aunque admitió que tiene «miedo de injusticia»

«Aquellos que consideran que hay justicia, recen para que sea plena», pidió Grassi, al retirarse del edificio que aloja el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Morón.

En declaraciones a la prensa, Grassi dijo que tiene «miedo de injusticia como puede tener cualquiera con los años que yo viví» y, al ser consultado sobre si teme quedar preso, sentenció: «La libertad nunca se pierde, es un don interior».

También advirtió hoy que todavía «quedan muchas instancias judiciales» en la causa y dijo estar «entero», tener «fe en Dios» y «esperanza en la Justicia»

«Estoy tranquilo, tengo fe en Dios y esperanza en la Justicia. Estoy entero: no bajo los brazos y sigo adelante», dijo a la prensa Grassi esta mañana en Morón.

También dijo que la condena a 15 años en su contra por abuso sexual de menores «es una cruz que hay que saberla llevar».

«Con el tiempo se va a poder tener claridad. La Justicia lleva tiempo», declaró el sacerdote

En ese marco, el ex director de la fundación Felices los Niños añadió: «Estoy tranquilo, tengo paz y creo en Dios; y (tengo) esperanza en la justicia del hombre, porque para eso está instituida».

Por su parte Juan Pablo Gallego, abogado querellante de la causa en la que se condenó a 15 años de prisión al sacerdote Julio César Grassi, reclamó hoy al papa Francisco que «elimine» al cura de la Iglesia Católica, al considerar que resiste su detención con «medios espurios» y brinda un «espectáculo bizarro» al mostrarse ante la prensa.

«Grassi es un pedófilo condenado de manera irreversible; lo único que tiene que esperar es cuándo va a la cárcel y cuándo el papa Francisco lo elimina de la Iglesia Católica», enfatizó Gallego, al analizar la situación del sacerdote condenado por abuso sexual.

El letrado opinó que el cura «resiste con medios espurios su situación de libertad, que es insólita», pese a que «la causa Grassi, formalmente, terminó cuando la Suprema Corte (de Justicia bonaerense) impuso como sentencia definitiva para él la condena de 15 años (de prisión)».

«Grassi es una persona especialmente trasgresora; le divierte trasgredir, denostar a las víctimas por televisión y le quitaron el beneficio de libertad condicional por no respetar las mínimas indicaciones judiciales», dijo Gallego a radio Continental.

Al criticar la «situación de libertad» del sacerdote, sostuvo: «Sería lamentable que esto se prolongara por muchas horas más y continuara el espectáculo bizarro al que Grassi nos tiene acostumbrados, porque no para de hacerse daño a él mismo, a la Iglesia Católica, a la Justicia y, sobre todo, a las víctimas».

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Morón realizará hoy una audiencia en la que se analizará la situación del sacerdote, luego de que la Corte bonaerense confirmara su condena por abuso sexual y una cámara penal ratificara un fallo de ese estrado sobre la violación de su arresto domiciliario.

La audiencia, a la que se espera que concurra Grassi, comenzará a las 13 y tendrá como ejes principales los pedidos de detención contra el sacerdote que presentaron el viernes último el fiscal Alejandro Varela y, como querellantes, los abogados Gallego y Sergio Piris.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *