La Rotonda Cultural festejó sus 4 años de vida

NOTA 1

Por Leandro Chipi Rodríguez.

El pasado domingo 20 de diciembre, La Rotonda Cultural celebró 4 años de acción cultural en Hurlingham.

Desde sus comienzos este movimiento local se puso como meta recuperar los espacios públicos para alcanzar una completa descentralización de la cultural barrial.

Fue un festejo en la calle, como siempre hizo La Rotonda. De cara a toda la comunidad, la organización empezó, desde temprano, con todos los preparativos para que los vecinos disfruten de una variada oferta artística en la tradicional Plaza Sargento Cabral, que todos conocen como la placita de Gluck, ubicada en esa calle y Liszt, en Villa Tesei.

Entre las propuestas que comenzaron a desarrollarse cerca de las 20 hs, se destacaron las presentaciones de David Chorne, los conjuntos musicales Lunáticas y Caña con Ruda, y, palpitando los próximos carnavales 2016, dijo presente una vez más la murga de Parque Quirno, Contrabajones. Además, se montó una radio abierta y hubo una feria para que todos los artesanos de Hurlingham pudieran exponer sus trabajos. También, los alumnos que concurren a los talleres que se dictan en La Rotonda, tuvieron la posibilidad de mostrar todo lo que aprendieron durante el año a los presentes.

La Rotonda Cultural surgió a partir de la decisión de un grupo de jóvenes de generar un lugar donde los vecinos de Hurlingham interactúen con la cultura  para poder reproducirlas en los diferentes barrios de la localidad. La mayoría de sus integrantes proviene de diversas expresiones artísticas, es por ello que valoran la pluralidad y heterogeneidad con la que vienen trabajando desde el año 2011. Desde sus comienzos revindicaron la expresión de “arte callejero” proponiendo obras de teatro, producciones cinematográficas, eventos musicales, muestras de arte, espacios de lectura e incluso lograron que toda la comunidad de Hurlingham volviera a festejar los feriados de carnaval en corsos gratuitos y autogestivos.

Por la intensa labor que viene realizando La Rotonda Cultural, da la sensación que este proyecto tiene más años. Lo cierto es que a la cantidad de acciones realizadas, hay que destacar la calidad de los frutos cosechados. La huella que alguna vez sembraron en la Plaza Gluck ya lleva un largo camino recorrido, y si de logros se trata, basta con reconocer que este grupo de amigos hizo que los vecinos se reencontraran en la calle para escuchar una banda de música, recorrer una feria, ver una película o leer un libro.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *