Los malos olores siguen y la fábrica Rousselot sigue prometiendo soluciones

Maquetación 1

Por Aldana Farinelli.

La fábrica de gelatinas Rousselot volvió a prometer que resolverá el gravísimo problema de los malos olores en el centro de Villa Tesei. Los vecinos no creen y Zabaleta anticipó que “o cumplen o se clausura”.

Un grupo de vecinos de Villa Tesei fue recibido por el gerente de la planta Rousselot Argentina, Daniel Ponte, y el gerente general, Thierry Morael, en una convocatoria en la que participó Juan Zabaleta junto a su equipo para realizar nuevos reclamos y ver el estado de las medidas que les prometieron en el anterior encuentro.

Los vecinos de los alrededores de la fábrica manifestaron su descontento una vez más ya que a pesar de que durante 15 días el olor desapareció hace una semana que volvió, y en mayor medida que antes, cuando de parte de la fábrica habían prometido solucionar el problema para el 1 de noviembre.

Los representantes de la planta escucharon los reclamos de los vecinos y a través de una presentación plantearon cuales fueron las medidas que ya realizaron y explicaron porque no pudieron cumplir con todo lo que habían prometido.

Las fuentes de generación de olores fueron identificadas en el área de recepción de materia prima, en la planta de gases y en la planta de afluentes por lo que se propuso que los cueros se descarguen dentro del predio en un sector cerrado para que los olores no invadan el barrio.

En cuanto a las acciones llevadas a cabo el gerente Daniel Ponte dijo que se realizó el cerramiento correspondiente de la primer área identificada como causante de olores así como también se modificó el horario de recepción de materias primas ya que eran por la tarde y  había sido motivo de queja de los vecinos por lo que ahora se realizan de 21 hs a 04 am.

Para comprobar que efectivamente se realizó, ante la desconfianza de los denunciantes, el representante ofreció que se realice una visita a la planta para constatar las medidas que también implicaron la plantación de 70 pinos alrededor de la planta que conforman una barrera verde forestal que evita que los olores escapen de la fabrica pero todavía deben crecer.

Otro de los puntos era el cerramiento de la planta de desgrase y la implementación de un conteiner con un equipo que remueve desechos con un lavador de gases de 8 metros que neutraliza los olores.

Sin embargo esta promesa no fue cumplida porque según transmitieron desde la planta el conteiner ya está pero ante la demora de los proveedores por tratarse de productos importados no pudieron ejecutar esta acción que se estima que será llevada a cabo dentro de dos meses por lo que por el momento se comprometieron a realizar un cerramiento parcial.

Los vecinos expresaron su descontento y se mostraron reacios antes las promesas que son recurrentes pero las soluciones no están a la vista y son postergadas recurrentemente. El principal problema es que se acerca el verano por lo que los olores son más fuertes pero de parte de la fabrica se comprometieron, una vez más, a cumplir los plazos.

 

Respaldo de Zabaleta, Martín Rodríguez y Aragón

El intendente electo Juan Zabaleta, el concejal de su partido Martín Rodríguez y el concejal socialista, Lautaro Aragón estuvieron en la reunión entre los vecinos y los representantes de la empresa Rousselot.

El futuro jefe comunal se comprometió a volver a la fábrica luego de asumir su cargo, para firmar un acta, junto a los vecinos que deseen acompañarlo, en la cual los gerentes puntualicen las medidas a tomarse punto por punto y en caso de no cumplir con los plazos fijados, Zabaleta aseguró que “la planta correrá el riesgo de ser clausurada”.

Los empresarios resaltaron que las acciones a realizar implican gastos millonarios para la empresa que al estar, según los gerentes, en pérdida, deben pedir financiación a la matriz ya que plantearon que si no fuese una multinacional estaría cerrada.

Zabaleta dijo que ante este tipo de situaciones va a estar sentado defendiendo los intereses de los vecinos que fueron los protagonistas del reclamo sin «ningún tipo de representación» y aclaró que «no se trata de estar en contra de lo privado» ya que considera que lo público y lo privado van de la mano y pidió que le den celeridad a las soluciones porque el 10 de diciembre “va a ser el municipio el que controle y haga cumplir las leyes».

Finalmente, Rousselot se comprometió una vez más a contribuir al bienestar del vecino que convive día a día con los olores de la fábrica.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *