Los padres de Lautaro: “que el asesino no salga más de la cárcel”

foto de los padres
La semana pasada un numeroso grupo de vecinos se reunió para pedir justicia, tras la muerte de Lautaro Juárez, el pibe de Hurlingham atropellado en Haedo por un auto que presumiblemente estaba corriendo picadas.

El pasado miércoles se llevó a cabo una marcha para pedir justicia por la muerte de Lautaro Juárez, el joven de 16 años, vecino de Hurlingham que fue atropellado en Haedo cuando salía de bailar. Sus padres, Carlos y Angélica, fueron quienes la encabezaron y pidieron que se aclarezca qué fue lo que sucedió en la madrugada del domingo.

La movilización se hizo luego de que los padres de Diegos Cuevas, (el conductor del Nissan Tiida que embistió a un grupo de adolescentes dejando un muerto y cinco heridos), desmintieran las versiones de que su hijo estaba corriendo una picada con un VW Bora. Durante la caminata con los vecinos, Carlos Juárez manifestó a los medios de prensa que “toda esta convocatoria refleja que Lautaro era puro amor”, mientras que a la vez dijo no creerles nada a los padres del acusado y al contrario de ellos manifestó que “las cámaras comprueban que sí estaban corriendo picadas”.

Por su parte, Angélica exigió que “el asesino de mi hijo no salga más de la cárcel”. En este sentido, la madre de la víctima de 16 años sostuvo que el conductor del otro auto supuestamente involucrado en el hecho y que desapareció, «también tiene que pagar”. “Me lo arrebataron así nomás. Él era mi bebé», recordó Angélica y precisó que uno de los internados, primo de Lautaro, «está mal». Según la mujer, estos dos chicos «eran como hermanos» y la noche del sábado último fue «la primera vez» que salían a bailar juntos.

«Que esto no quede impune. Yo no voy a parar hasta que queden todos presos», indicó Angélica y añadió: «Cuando fui a reconocer el cuerpo de mi hijo dije que la Policía sabe de las picadas y dejaron que esto pasara».

La palabra de la defensa
Marcelo Mazzeo es el abogado que se presentó en la mañana del martes 7 como defensor de Cuevas en la causa a cargo de los fiscales Valeria Courtade y Alejandro Jons, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Morón. Los magistrados que llevan adelante la acción judicial le imputan al automovilista los delitos de «homicidio simple con dolo eventual» y «lesiones graves”.

En principio Mazzeo, quien ya se entrevistó con su cliente, indicó que «en el acta de procedimiento realizada por la Policía surge que los médicos que interrogaron a Cuevas al momento del hecho dijeron que estaba consciente, ubicado en tiempo y espacio, era coherente y no había indicios de gesta alcohólica», indicó Mazzeo.

Según el abogado, su defendido «no corría picadas» y, en ese sentido, añadió: «Ni un solo testigo de los que declararon en la causa dijo que estaba corriendo picadas».

El letrado también demostró la voluntad de Cuevas de aceptar su responsabilidad, ya que relató haber testigos en la causa, precisamente compañero de Lautaro, quien dijo que un amigo de Cuevas le decía ‘¡vayámonos de acá!’ y Cuevas le dijo ‘no, me voy a quedar, hay que ayudar’.

Consultado sobre la razón por la cual Cuevas perdió el control del Nissan, el letrado respondió: «Al ver el video, primero pasa un auto, después viene un Bora a una velocidad completamente superior a la que venía el Tiida y se ve que lo roza, lo pasa cerca o lo encierra».

El apoyo de Collia
El ministro de Salud Bonaerense se hizo presente en el Hospital Güemes de Haedo, para interiorizarse en la evolución de los jóvenes que permanecen internados y ponerse a disposición de los familiares de los pacientes. A través de un comunicado, Collia informó que los tres jóvenes, dos de 16 años y uno de 26, «permanecen en terapia intensiva, ya les hicieron tomografías y otros estudios de diagnóstico, y debieron ser intervenidos por un equipo de especialistas que aún siguen trabajando para lograr una mejoría».

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *