Nueva denuncia de mala praxis en el Hospital de Hurlingham

Hospital de Hurlingham

Continúan dándose a conocer denuncias de mala praxis en el Hospitalito San Bernardino de Hurlingham. Una vecina avanzó con una causa judicial contra autoridades del nosocomio municipal por un parto mal realizado que dejó a su beba con un 70% de discapacidad.

Se trata de un caso ocurrido en febrero de 2013 en el cual Mariela Wammes se vio damnificada al ingresar al hospital por trabajo de parto prolongado, con 41 semanas de embarazo y esperando una orden de cesárea. Sin embargo esta fue negada y la parturienta fue forzada a tener un parto natural. Decisión médica que generó severas consecuencias en la recién nacida, que tuvo serios problemas, y en su madre, que perdió mucha sangre.

Según relató la damnificada, hubo una obstinación de los médicos que la atendieron durante las 20 horas de parto, quienes le negaron la posibilidad de realizar una cesárea y la obligaron a tener un parto natural con exceso de medicación para acelerar las dilataciones.

“Ema nació el 2 de febrero de 2013, yo me interno con una orden de cesárea, porque tenía un parto prolongado. Fueron 41 semanas de embarazo. Me internan. Y la verdad es que no tienen en cuenta la orden de posible cesárea, yo no dilataba, estuve con trabajo de parto, me sentía agotada. Mi marido estaba afuera, no lo dejaban entrar”, detalló Wammes.

La mujer sufrió desgarros y severas hemorragias al punto de no poder coserle las heridas, y su beba nació con hematomas en todo su cuerpo, la cabeza hinchada y problemas permanentes, como el 70 por ciento de su cuerpo con discapacidad, problemas de visión y auditivos, entre otras complicaciones que la marcarán de por vida.

Mariela Wammes relató lo sucedido durante el trabajo de parto y describió cómo observó a su hija ni bien nació: “Dicho vulgarmente, me metían mano para sacar a la nena y yo sentía que se subía” y confirmó que Ema “nació con muchos hematomas, toda hinchada por demás, muy golpeada, no lloró siquiera, cuando se la llevaron”.

“Ema no estaba preparada para nacer en un parto natural”, sentenció la madre de la beba, quien además acusó que el Hospital San Bernardino estaba en “condiciones precarias” y no estaban con un acondicionamiento adecuado. En las horas posteriores al nacimiento de Ema, las autoridades del Hospital de Hurlingham no admitían el problema.

 

La Denuncia

A raíz de todas las complicaciones que vivieron, los padres de la criatura decidieron avanzar con una denuncia contra las autoridades del establecimiento municipal a comienzos de 2014. Sin embargo desde el nosocomio se le negó el historial clínico a los padres alegando que no estaban en condiciones de entregárselo “porque el expediente sólo iba a la Municipalidad”, para luego afirmar que no la tenían a disposición.

Esta maniobra de parte de las autoridades del Hospital buscaría complicar el trámite de cualquier accionar judicial, para centralizarse en los argumentos de los médicos del centro maternal quienes habrían asegurado que la beba salió del lugar en perfecto estado físico. De esta manera se buscaría transformar la causa en “acusación contra acusación” y, de esta manera, imposibilitar el detalle de lo que pasó realmente durante y después del parto.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *