Páprika, el cuarteto de cuerdas con chicas que se divierten con su música

Por Matías Benítez

[email protected]

Son chicas que se conocen desde muy chicas. Su amistad se consolida con la música. Formaron el Grupo Páprika, un cuarteto de cuerdas de muy buen presente y mucho futuro. Ellas son cautas: «Las metas las vamos poniendo a medida que pasa el tiempo» dicen.

Grupo Páprika es un cuarteto de cuerdas formado por Anahí Fiori y Ailin Sueldo (violines), Florencia Brisuela (violoncello) y Florencia Russo (viola). Desde hace 4 años se presentan juntas, marcando un estilo propio y tocando canciones fuera del repertorio académico: en una noche pueden tocar canciones de Sumo o Divididos hasta temas de Queen o los Beatles. En esta entrevista, nos cuentan cómo fueron sus primeros pasos en el ambiente musical, las experiencias en los bares de Hurlingham y sus sueños y anticipan que en pocas semanas harán un tributo a Gilda en el Centro Cultural de Hurlingham.

-¿Cómo se conocieron? ¿Cómo nació Páprika?

Anahí Fiori –Nos conocimos hace como 12 años, arrancamos a tocar juntas en el Programa Provincial de Orquesta-Escuela de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires y después seguimos el camino en la Orquesta Juvenil de Hurlingham. Y con el tiempo se sumó Ailin. En un principio nos llamábamos «Ensamble Apolo», pero cuando comenzamos con otro tipo de música le pusimos Páprika, que ya lleva 4 años.

Quiere decir que fueron ampliando el repertorio de estilos que hacían.

Anahí -Llego el momento de tocar en un casamiento la música habitual de ese evento. Después mantuvimos esa formación de cuarteto y empezamos a tocar otras cosas que salían del repertorio académico o del repertorio tradicional de un cuarteto de cuerdas. Como los Beatles, Coldplay etc.

Flor Russo -Empezamos con los Beatles. Al principio no sabíamos armar los arreglos y era lo que encontrábamos en internet. Hasta que nos pusimos a hacer los arreglos nosotras.

Me llama mucho la atención el nombre «Páprika»…

Flor Russo -Fue algo loco, empezamos a tirar nombres, Páprika salió como un chiste, nos gustó y quedó.

-¿Cómo se da el deseo de tocar estos instrumentos?

Anahí -Desde los 5 años siempre les decía a mis padres que quería tocar el violín, pero no se de donde saqué esa idea. En ese momento estaba más complicado conseguir profe, por tal motivo comencé a estudiar a los 10 años.

Flor Russo -Mi mamá siempre me llevaba a la orquesta de la Municipalidad. Un día al finalizar un concierto, el director dijo: «ahora queremos contarles que se va a abrir la Orquesta-Escuela» y yo salí corriendo a preguntar donde me podía anotar. Eran dos instrumentos y elegí violín.

En Flor Brisuela y Ailin ¿Sucedió algo parecido?

Ailin Sueldo -En mi caso, mi papá miraba conciertos en la tele y una vez le pregunté que instrumento era ese (un violín) y ahí dije: quiero tocarlo. Después, en la primaria había una profesora que tenia una hija que tocaba el violín, entonces me dijo que me podían prestar uno. Al tiempo llegó la Orquesta-Escuela al colegio donde cursábamos con Flor Brisuela a proponernos estudiar instrumentos. Todos querían estudiar violín y como no había tantos cupos fue por sorteo, y tuve la posibilidad de ser seleccionada.

Flor Brisuela -Si, como dijo Ailin fue en la primaria todas elegían violín, pero yo decía «a mí no me gusta» (se ríe) y me fui para violoncello.

Anahí -Se perdió el mejor instrumento del mundo (se ríen).

¿Y como se les dio la oportunidad de comenzar a tocar en distintos lugares?

Flor Russo -Un día arrancamos y recorrimos todos los bares de Hurlingham, de una punta a la otra. Y cuando nos presentábamos les dejábamos una tarjetita, les mostrábamos un video de YouTube que habíamos grabado y le hacíamos la gran pregunta: ¿Podemos tocar?

El primer lugar en Hurlingham fue en…

Anahí -En «Casa Cultural Bocayuba» (Av. Roca 2014), un lugar que siempre nos recibió con la mejor onda. Después, en Continuum (Av. Roca 1357). Ahí tocamos Tango.

-¿Qué recuerdan de esa primera noche?

Anahí -Mucho frío, estábamos tocando al aire libre y mucho no se escuchó. Habíamos hecho el repertorio de Beatles y Coldplay y tampoco era algo muy «pum para arriba» como para que la gente se enganche. Pero como primer experiencia fue muy buena.

Y cuando tocaban ¿Qué se les venía a la mente?

Anahí -¡No tengo que pifiar, no tengo que pifiar! (se ríen).

¿Es tan así?

Flor Russo -Es que nosotras estábamos acostumbradas a un ambiente totalmente distinto. El ambiente de la música académica no digo que te presiona a tener ese pensamiento todo el día, pero como que todos lo tienen, están con ese miedo de errar.

Un ambiente de mucha tensión, mucha exigencia entonces…

Flor Russo -Lo peor es que hablas con el de al lado y te dice lo mismo. Entonces vos decís: al fin y al cabo ¿Quién hizo que el ambiente sea así? Por eso en Páprika de a poquito me fui soltando.

Y además de soltarse, ¿Qué otras cosas aprendieron en Páprika?

Flor Brisuela -Lo que decía Flor Russo. Nos enseñó a relajarnos y a hacer música más tranquilas. Por eso un poco la idea fue salir del repertorio académico que tanto amamos.

¿Las mejores noches que vivieron en la banda?

Anahí -La primera fecha disco, tocamos cerca de la fábrica 3M. Hicimos música al estilo retro, nos lookeamos para la ocasión, la gente lo disfrutó un montón y hasta se pusieron a bailar.

Flor Russo -Para mí fue cuando viajábamos a la Costa, tocamos rock nacional en una Plaza de San Bernardo.

Flor Brisuela -Nuestro tributo a Queen fue algo maravilloso. Hubo artistas invitados y mucha gente.

Ahora les pregunto todo lo contrario. La peor noche fue…

Flor Brisuela -Fue un casa-miento que tuvimos el año pasado: era al aire libre, hacía frío y comenzó a llover.

Anahí -Pero nosotras tocamos igual, aunque no nos dieron de comer (risas)

-Ahora está la nueva onda de la Cumbia 420. ¿Qué opinión tienen y cómo se llevan con ese estilo?

Anahí -En cuanto al tipo de música estamos bastante abiertas a escuchar de todo, porque mezclamos un montón de estilos. Creo que es tan valorable como lo que hacemos nosotros.

Flor Russo -Su instrumento pasa a ser la computadora, así que es igual de valorable. Después hay gustos.

¿Cuáles son los planes para lo que resta del año?

Anahí -Como proyecto cercano haremos un tributo a Gilda en el Centro Cultural de Hurlingham, con artistas invitados.

Luego de Gilda ¿Se vienen otros tributos?

Anahí -Ya tuvimos una fecha a divas del pop, todas cantantes femeninas. Ahora que está la serie de Luis Miguel podríamos hacer una fecha. A Shakira también y a Bandana, porque tienen hitazos.

¿Tienen pensado incorporar a alguien más a la banda?

Anahí -Pensamos mantener el cuarteto, pero solemos invitar gente a hacer alguna participación como cantantes, percusionistas, bateristas, entre otros.

¿A qué artistas del ambiente musical les gustaría conocer?

Anahí -A Divididos, y no vemos tan lejana esa oportunidad. Además son del Oeste.

¿Cuál es el sueño de Páprika? ¿Les gustaría grabar un CD? ¿Llenar el Luna Park? ¿Llegar a la tele?

Flor Russo -Yo creo que en ningún momento planteamos esas cosas porque desde un principio lo hicimos para pasarla bien entre nosotras… pero no nos molestaría tocar en Luna Park (risas).

Flor Brisuela -Creo que las metas las ponemos a medida que pasa el tiempo, en algún momento surgió de grabar y lo hicimos, ahora viene lo del tributo. Y así vamos todas juntas.

¿Cómo definen a Páprika?

-Amigas, juegos, comida y amor.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *