Qué se dijo en el debate por la Universidad Nacional de Hurlingham

Que se dijo en el debate por la  Universidad Nacional de Hurlingham

Esta es la versión taquigráfica del momento en el que se trató el proyecto de la Universidad Nacional de Hurlingham en la sesión del miércoles 19 de noviembre en la Cámara de Diputados de la Nación.

Sr. Presidente (Julián Domínguez).- Corresponde considerar el dictamen de las comisiones de Educación y de Presupuesto y Hacienda recaído en el proyecto de ley venido en revisión del Honorable Senado por el que se crea la Universidad de Hurlingham, con sede central en el partido de Hurlingham, provincia de Buenos Aires.

Orden del Día N° 836. En consideración en general. Tiene la palabra la señora diputada por Misiones, que compartirá el tiempo con el señor diputado Martín Gill.

Sra. Stella Maris Leverberg.- Señor presidente: nos encontramos nuevamente frente a un acontecimiento histórico, porque en este recinto se va a aprobar la creación de una nueva institución universitaria. Los diputados y diputadas aquí presentes vamos a generar una nueva oferta de educación superior pública y gratuita para los jóvenes de este país.

Me refiero al proyecto sancionado por el Honorable Senado de la Nación que dispone la creación de la Universidad Nacional de Hurlingham, con sede en el partido homónimo del Gran Buenos Aires, que tramita bajo el número de expediente 66-S.-2013. Esta iniciativa fue aprobada en la reunión conjunta de las comisiones de Educación y de Presupuesto y Hacienda del 16 de septiembre del corriente año, cuyo dictamen consta en el Orden del Día en tratamiento.

Esta iniciativa reúne la vocación de toda una comunidad. Aclaro que este proyecto contó con el acompañamiento de organizaciones sociales, políticas y de la producción. Es una verdadera apuesta de toda una comunidad educativa que piensa y sueña en virtud de los miles de jóvenes que hoy están terminando el colegio secundario y que encontrarán en esta institución un camino para construir su proyecto de vida.

Como se indica en el articulado, la oferta académica de esta nueva universidad se estructurará de acuerdo con las características de la región y del partido de Hurlingham, implementando carreras con inserción en el mercado laboral y evitando la superposición de ofertas a nivel geográfico y disciplinario con las universidades que ya funcionan en el Gran Buenos Aires.

Entre las carreras que ofrecerá estarán aquellas vinculadas con la tecnología agroindustrial, como por ejemplo la biotecnología, agroalimentos y gestión agropecuaria, y también se ofrecerán carreras relacionadas con el medio ambiente, como las licenciaturas y tecnicaturas en ciencias del suelo, ecología, energías renovables y gestión ambiental. Incluso, la institución tendrá oferta de docencia para el distrito y la región.

Estamos hablando de un partido densamente poblado que hoy cuenta con más de 180 mil habitantes, con una población de cero a diecinueve años mayor a 55 mil personas.

Pero si además del partido de Hurlingham tomáramos en cuenta los distritos de San Martín y Tres de Febrero, advertiremos que estamos hablando de una microrregión que es principalmente industrial, que cuenta con empresas del sector manufacturero, metalúrgico, textil y químico. En Hurlingham también se destacan empresas líderes en producción alimenticia y de neumáticos.

Además cabe destacar la importante actividad que desarrolla dentro de ese distrito el INTA, con el que esta universidad concretará acuerdos de cooperación ya que su centro nuclea a varios institutos, como los de biotecnología, clima y agua, floricultura, genética, ingeniería rural, microbiología y zoonología agrícola, entre otros.

Con esta propuesta estamos dando respuesta al aumento que ha registrado la matrícula estudiantil en las nuevas universidades del Gran Buenos Aires, al importante contingente de jóvenes de ese partido y a la necesidad de que allí donde haya una demanda aparezca el Estado y este modelo dando una respuesta. Se trata de un acto de justicia y de reparación.

Todo esto está en plena sintonía con lo que ha venido realizando este gobierno nacional y popular desde el año 2003 hasta la fecha. En este sentido, podemos recordar rápidamente la sanción de la nueva ley de educación nacional y las leyes de financiamiento educativo y de educación técnico profesional. Además, se han construido más de 1.742 escuelas; se han entregado más de 4 millones de netbooks y en breve estaremos aprobando la universalización de las salas de 4 años, lo cual permitirá alcanzar la meta de catorce años de obligatoriedad en la educación argentina.

Por lo tanto, debemos tener la visión estratégica –como la tiene la señora presidenta de la Nación de ir pensando en la generación de estos espacios académicos para quienes egresen de la escuela secundaria.

El financiamiento educativo forma parte de este proyecto, donde hoy hemos alcanzado más del 6,5 por ciento del PBI. Por ejemplo, en 2010 el presupuesto para educación fue de 21.156 millones de pesos; el presupuesto aprobado para 2014 llega a 93 mil millones de pesos.

Se han desarrollado programas complementarios que buscan la calidad y la plena inclusión: por ejemplo, el retorno a las escuelas de más de 100 mil niños y jóvenes gracias a la Asignación Universal por Hijo; también existe el Plan de Alfabetización por medio del cual más de 170 mil personas aprendieron a leer y escribir; el Plan FINES posibilitó que 430 mil argentinos pudieran finalizar su educación secundaria; el Programa Permanente de Formación y Progresar; todos ellos significaron importantes hitos.

Recordemos que desde 2003 a la fecha se han creado trece universidades nacionales: de Río Negro, Tierra del Fuego, Chaco Austral, Villa Mercedes, Avellaneda, Jauretche, José C. Paz, Moreno, del Oeste y las recientemente creadas como la de Defensa Nacional, de las Artes, Comechingones en la provincia de San Luis y el Instituto Universitario Nacional Madres de Plaza de Mayo. También se creó la Universidad del Alto Uruguay en Misiones, la de Rafaela, la de Almirante Brown, Scalabrini Ortiz, la de Ezeiza y la Pedagógica Nacional.

Se trató de una visión estratégica de este modelo, con una distribución territorial que posibilita igualdad de oportunidades para atender la demanda de nuestros jóvenes. Fue así como la matrícula universitaria ha crecido un 28 por ciento, con 1.808.000 estudiantes. Los que egresaron aumentaron en un 68 por ciento en una década, pasando de 65 mil en 2001 a 109 mil en 2011. El presupuesto universitario también se incrementó del 0,5 al 0,78 por ciento del PBI. Las partidas presupuestarias anuales destinadas a las universidades nacionales aumentaron en un 2.025 por ciento, pasando de 1.831 millones a más de 38 mil que se han previsto para 2015. Esto representa un 32 por ciento más en comparación con este año.

En infraestructura universitaria hemos tenido un incremento de 1.318 millones de pesos.

Para las nuevas universidades el Poder Ejecutivo ha previsto una partida de 180 millones de pesos. Es decir que tenemos que hacer ver a toda la sociedad que en el oficialismo no reina ninguna otra voluntad que no sea la de extender el sistema universitario para realizar una verdadera justicia social.

Por eso me gustaría recordar en este momento una frase del general Perón, cuando dijo: “El objetivo principal de una política educativa inclusiva, de un proyecto político de inclusión social, no es que solo los ricos pudieran ir a la universidad.”

Por eso fue su gobierno el que suprimió los aranceles a la universidad y permitió el ingreso libre, generando que los hijos de los obreros también pudieran ingresar a las casas de altos estudios.

Posteriormente Néstor Kirchner, en la apertura del período de sesiones ordinarias de 2004 –cuando todavía el país trataba de salir del infierno, señaló lo siguiente: “La universidad y el sistema científico tecnológico tienen que comprometerse fuertemente con el modelo de desarrollo emprendido. Si una parte importante de nuestros niños y jóvenes continúan marginados de las escuelas o del conocimiento, será imposible contar con una sociedad sin excluidos y sólidamente integrada.”

Como ha dicho nuestra presidenta de la Nación, la doctora Cristina Fernández de Kirchner, muchos de nosotros somos hijos de trabajadores que tuvimos la suerte de acceder a los estudios superiores gracias a la universidad pública y gratuita. Por eso debemos asumir un compromiso superior para devolver parte de lo que la Nación y la patria nos dieron.

Todo lo que he dicho sintetiza la génesis de un proyecto político que ya ha creado trece universidades, y hoy apostamos a la creación de la decimocuarta: la Universidad Nacional de Hurlingham.

Sigamos construyendo sueños para los argentinos. Sigamos construyendo la República. Por eso pido a los presentes que nos acompañen en la sanción de esta iniciativa.

(Aplausos.)

Sr. Presidente (Domínguez).- Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.

Sr. Martín Gill.- Señor presidente: como lo ha expresado con absoluta claridad la señora miembro informante de la comisión, hoy vamos a crear una nueva institución universitaria. En este caso, se trata de una universidad que también se ubicará dentro del sector más poblado de la Argentina. Me refiero al sector del conurbano bonaerense, que históricamente se ha visto postergado y respecto del cual este gobierno decidió apostar en lo que respecta a la educación.

Sin duda, este es un hecho trascendente. Me refiero a la creación de la Universidad de Hurlingham, en el partido del mismo nombre, junto con las localidades de Villa Tesei y de William Morris, abarcando más de 180 mil potenciales estudiantes y ubicada en el segundo cordón del área metropolitana.

Este lugar se integrará al Consejo Regional Metropolitano, donde hoy están asentadas 56 instituciones universitarias, de las cuales 19 son públicas. Se trata de un espacio donde encontramos numerosas escuelas secundarias, tanto de gestión pública como privada, y en el que tenemos la matriz de hijos de trabajadores para quienes la educación superior ya no es un privilegio, sino que se ha transformado definitivamente en un derecho.

Esta entidad universitaria, que como el resto de las instituciones no pertenece solamente a los universitarios, sino también a la comunidad en la cual se inserta, viene a replicar un modelo que cambia sustantivamente la matriz universitaria existente hace cincuenta o sesenta años.

En el día de ayer, junto con otros señores diputados, compartimos la reedición de un texto que a fines de la década del 60 fue propuesto por un académico, el doctor Alberto Taquini. Ese libro, casi profético a la luz de nuestros días, se denominaba Nuevas universidades para un nuevo país. Se trata de un texto que fue editado en medio de un contexto autoritario, en el que la educación no era un derecho, sino un privilegio para las élites, que encontraban en la educación universitaria un mecanismo para replicar el modelo socialmente vigente en ese entonces. Hacia fines de la década del 60, en el país sólo había nueve universidades.

La Argentina ha cambiado sustantivamente. Desde 1983 hasta el presente, la democracia argentina y, fundamentalmente, la profundización de un modelo que hace hincapié en la educación en general y en la universitaria en particular -como camino implementado en la Argentina a partir de 2003 para el desarrollo de un pueblo- nos permite cambiar hoy la matriz de esas nueve universidades existentes a fines de los años 60 por otra de más de cincuenta universidades públicas nacionales, que se encuentran en cada rincón de la Argentina. Ahora cada provincia tiene una universidad y, en general, muchas más de una.

Sin lugar a dudas, esto nos aporta un esquema diferente. En el día de ayer decía que allá donde las universidades eran sinónimo de las grandes ciudades –es decir, existían en aquellos lugares en los que se registraba una gran localización urbana, en aquel país en el que había nueve casas de altos estudios, ir a estudiar a una de ellas constituía una experiencia de desarraigo. Esto implicaba que las personas debían emigrar de sus afectos, de su gente, de sus lugares. Además, solamente unos pocos –aun en el caso de una universidad gratuita podían llegar a ella.

En ese contexto la universidad, quizás muchas veces imbuida de la soberbia que da el conocimiento, estaba casi en un pedestal, porque no tenía un territorio; el territorio era toda la Argentina y cada uno de sus rincones, de los que provenían y llegaban chicos y chicas a estudiar.

El nuevo modelo universitario no solo ha creado más universidades, sino que ha roto los niveles imperantes del sistema. Hoy se concreta en la realidad la existencia de nuevas universidades para una nueva Argentina. En ese contexto, la universidad ha incorporado un elemento que no tenía: el territorio. La universidad ya no emite un monólogo, sino que dialoga con el territorio, transforma el territorio donde está presente; pero el territorio también transforma y moldea a la universidad.

La universidad ya no es una creación monopólica de la academia, sino que surge de una experiencia comunitaria, de las organizaciones públicas y privadas, de los otros niveles educativos, de las organizaciones sociales y religiosas, de las fuerzas productivas y de los sectores sociales y populares.

Por eso, la universidad dialoga, transforma el territorio y se deja transformar. ¿En qué se transforma? En la propuesta académica que ofrece, en las áreas de investigación que lleva adelante y en la herramienta de poderosa inclusión que representa.

La Universidad Nacional de Hurlingham está llamada también a cumplir este objetivo, como vienen haciéndolo el resto de las universidades del conurbano, que a pesar de su proximidad física, como el territorio impacta en ellas, son modelos diametralmente opuestos. Me refiero a las universidades de San Martín, Arturo Jauretche, Avellaneda, José C. Paz, La Matanza, Quilmes, Lanús. Todas ellas son distintas en sus proyectos institucionales y mantienen un diálogo permanente con la comunidad.

Ratificamos un modelo de inclusión con calidad. Tenemos más universidades, pero también mejores. La matrícula ha crecido sustancialmente. Se han incorporado más de 500 mil estudiantes en los últimos diez años y ha crecido la cantidad de egresados. De 65 mil egresados por año que teníamos en 2001 superamos los 115 mil en los últimos años. La matrícula sigue concentrándose en las universidades públicas en más de un 80 por ciento, y en las privadas, en un 20 por ciento.

Si bien hemos crecido en las áreas prioritarias, nos falta muchísimo. Mientras la matrícula general creció un 31 por ciento, en las áreas prioritarias creció un 53,79 por ciento. En 2001 teníamos 4.724 ingenieros por año y en 2012 llegamos a 7.129 ingenieros por año, y este año superaremos los 8.000.

En las universidades públicas, la matrícula de abogacía, en los últimos diez, años disminuyó un 10,96 por ciento, mientras que en las privadas creció un 91,50 por ciento. La matrícula de contador disminuyó un 15,84 por ciento, mientras que en las privadas aumentó un 47,32 por ciento.

En definitiva, el Estado es el que promueve y asiste a un sistema universitario más inclusivo, de mayor calidad y vinculado con el territorio.

Termino diciendo que con esta universidad también seguiremos aportando una formidable herramienta de movilidad social, que es la educación universitaria.

Hace unos días el secretario de Políticas Universitarias visitaba un ejemplo de nueva universidad del conurbano: la Universidad Nacional de Moreno. Allí se encontraba con que el 93 por ciento de los estudiantes proviene de una familia donde su papá o su mamá no pudieron asistir a la universidad. Esto se replica también en los 500 mil nuevos estudiantes que se han incorporado, pero el dato realmente relevante es que en Moreno el 70 por ciento de los estudiantes representa la primera generación de estudiantes secundarios en sus familias.

Estamos hablando de un nuevo país y de una nueva universidad. Por eso, con convicción acompañamos la creación de esta nueva institución de educación universitaria. (Aplausos.)

Sr. Presidente (Domínguez).- Tiene la palabra la señora diputada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Sra. Ana Carla Carrizo (SUMA + Unen).- Señor presidente: simplemente quiero manifestar que los integrantes del Interbloque UNEN solicitamos que el expediente en debate vuelva a comisión, para que se siga trabajando.

Es interesante lo que dijo el diputado preopinante, pero ese modelo todavía no está en el Consejo Interuniversitario Nacional.

Entonces, queremos que este proyecto vuelva a Comisión para ver si ese modelo universitario finalmente puede ser aprobado por el Consejo. En el caso de que la mayoría no acepte esta petición, votaremos en contra, y los argumentos serán los mismos que sostuvimos cuando debatimos en una sesión anterior la creación de las nueve universidades.

Sr. Presidente (Domínguez).- Tiene la palabra la señora miembro informante.

Sra. Leverberg.- Señor presidente: en realidad, planteamos que hoy sea el día en el que podamos sancionar este proyecto de ley, que fue trabajado e impulsado por muchas organizaciones y por la comunidad educativa, y forma parte insisto de un proyecto político. Esta iniciativa establece un nuevo paradigma en lo que es el diseño de la garantía de futuro para este país. Por lo tanto, solicitamos que se pase a votar.

Sr. Presidente (Domínguez).- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

Sra. María Virginia Linares (GEN).- Señor presidente: tal como lo ha hecho el bloque UNEN, desde el bloque FAP solicitamos la vuelta a comisión de este proyecto. Si esto no es posible, vamos a abstenernos de votar.

Sr. Presidente (Domínguez).- La señora presidenta de la Comisión ya se expresó en este sentido. Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

Sr. Mario Barletta (UCR).- Señor presidente: no hay lugar a dudas de que todos anhelamos un sistema universitario que crezca para brindar cada vez mayores oportunidades y que, al mismo tiempo, genere las condiciones para que este país cuente no sólo con los profesionales, sino con los investigadores que tienen mucho trabajo para posibilitar la salida de esta matriz productiva excesivamente sustentada en la producción primaria. A través de la innovación tecnológica y del desarrollo científico buscamos la unión de la producción con el saber, para generar mayor valor agregado y sustitución de importaciones.

Esto también lo señalábamos días atrás cuando tratábamos la creación de varias universidades y sosteníamos en esa oportunidad que el Consejo Interuniversitario Nacional sí había realizado un trabajo integral, tomando al país todo y generando una propuesta para la creación y la ampliación del sistema interuniversitario.

Recomendábamos a los señores legisladores que analizaran este único proyecto integral para el crecimiento. No se puede crecer al mero impulso de un pedido, que puede ser legítimo para una determinada comunidad, o merced a otros, que no tienen en consideración cuáles son las condiciones con las que se debe contar para poder crear nada más y nada menos que una universidad.

El Consejo Interuniversitario Nacional está compuesto por cerca de cincuenta rectores de universidades públicas, que analizan, debaten y piden información.

Si me permite, señor presidente, voy a leer la última parte del dictamen del Consejo Interuniversitario Nacional.

Dice así: “Consideraciones: 1. El proyecto presenta debilidades importantes que restan solidez a una propuesta para la creación de una nueva institución universitaria, acentuadas por el hecho de que el documento carece de los lineamientos de la futura organización académica. Tampoco se realiza ninguna especificación sobre la política de investigación y extensión propuesta para la nueva institución.

“2. No se realiza ninguna mención respecto de los recursos profesionales necesarios para el desarrollo inicial de las actividades académicas, por lo tanto se torna imposible evaluar la factibilidad del desarrollo de la institución propuesta.

“3. No se adjunta documentación respecto del apoyo formal de organizaciones locales, estatales y privadas de la jurisdicción donde se desarrollará el proyecto, respecto de evidenciar apoyos formales para la creación de una nueva universidad nacional.

“III. Recomendación: En función de las consideraciones anteriores se recomienda solicitar mayor información y una ampliación del proyecto de factibilidad…”

Por lo tanto, señor presidente, propongo que la iniciativa vuelva a comisión, a fin de que quienes están trabajando en la propuesta de creación de una universidad cumplan con los requisitos que plantea el Consejo Interuniversitario Nacional, para que el día de su nacimiento sea una universidad que no genere las dudas que este documento plantea, sino que nos haga sentir absolutamente bien a todos los que la apoyamos.

Entonces, señor presidente, reitero la propuesta de vuelta a comisión de este proyecto.

Sr. Presidente (Domínguez).- Tiene la palabra la señora diputada por Misiones.

Sra. Leverberg.- Señor presidente: este proyecto ya ha sido profundamente discutido. Recordemos que viene en revisión del Senado y que solo falta la sanción de esta Cámara. Sus fundamentos son muy sólidos. Lo que plantea el señor diputado preopinante son sugerencias. Por lo tanto, señor presidente, con los fundamentos esgrimidos solicito que se pase a la votación.

Sr. Presidente (Domínguez).- Se va a votar nominalmente en general y en particular el dictamen de la Comisión de Educación y otra recaído en el proyecto de ley venido en revisión del Honorable Senado por el cual se crea la Universidad Nacional de Hurlingham, con sede central en el partido de Hurlingham, provincia de Buenos Aires (Orden del Día Nº 836).

Sr. Mario Negri (UCR).- Señor presidente: solicito autorización para abstenerme.

Sr. Manuel Garrido. (UCR).- Yo también solicito autorización para abstenerme, señor presidente.

Sr. Presidente (Domínguez).- La Presidencia solicita a todos los señores diputados que se van a abstener de votar que levanten la mano a fin de identificarlos.

(- Varios señores diputados levantan la mano).

Sr. Presidente (Domínguez).- Serán registrados en el tablero.

Conforme al tablero electrónico, sobre 192 señores diputados presentes, 134 han votado por la afirmativa y 16 por la negativa, registrándose además 41 abstenciones.

Sr. Secretario (Chedrese).- Se han registrado 134 votos afirmativos y 16 negativos.

Sr. Presidente (Domínguez).- Queda definitivamente sancionado el proyecto de ley.

Se comunicará al Poder Ejecutivo y se dará aviso al Honorable Senado. (Aplausos.)

 

La lista de cómo votó cada diputado y la lista de los legisladores ausentes en la sesión puede verse en: http://www1.hcdn.gov.ar/dependencias/dselectronicos/actas/2014/132OT18_08_R23.pdf

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *