Se cumplen cuatro años de un crimen no resuelto

foto facebook cordero de dios caso candela 2
El 22 de agosto de hace cuatro años, Candela Sol Rodríguez, de 11 años, fue secuestrada a una cuadra de su casa, sobre la calle Bustamante, en Hurlingham. Nueve días después apareció muerta dentro de una bolsa de residuos al costado de la Autopista del Oeste.

Tras la muerte de Candela se tejieron innumerables conjeturas. El crimen de esa nena cuyo rostro nadie olvida, salpicó al poder político local y provincial, a la Justicia y a la policía. Una historia triste con narcos, buchones, abogados faranduleros, testigos protegidos asesinados, comisiones investigadoras con conclusiones no escuchadas, sospechosos por todos lados y a cuatro años, ningún culpable.

Una de las protagonistas centrales de esta historia es Carola Labrador, la madre de Candela, que siempre transitó por los extremos de la consideración pública, fue la víctima con la que todos se solidarizaron y fue señalada como culpable, acusada de mezclar a su hija en un ambiente de delincuentes sin límites.

Al cumplirse cuatro años de aquel secuestro que tuvo tensionado a Hurlingham y al país entero, conmocionado por la muerte de la nena, algunos medios buscaron la palabra de Carola Labrador, fue el caso del canal de noticias CN23, que hizo esta entrevista:

-¿Por qué la policía no encontró con vida a Candela?
-No buscaron donde la tenían que buscar, hacían allanamientos que no los llevaban a ningún lugar, investigaban a la familia, investigan el pozo de mi casa, el lugar donde tenían que ir a buscar que era un asentamiento que se llama Costa Esperanza, dejaron que la saquen de ahí y la trasladen. Buscaron hasta tal lugar sin llegar hasta ahí, y dejaron que la trasladen a la casa de la calle Cellini y fue el día 29 de agosto.

-Carola, ¿a quien le hablabas cuando salías a la puerta de tu casa a hablar con los medios? ¿Le hablabas a alguien en particular?
-No, no, nada que ver, no sabía quién era, no le hubiese hablado, hubiese ido yo a buscarlo si sabía. Sabía que me la habían robado desde el minuto uno, en ese momento la policía, el fiscal, la secretaria del fiscal querían hacerme creer que ella se había ido sola, con un novio de treinta años, siempre sostuvieron eso, los tres primeros días se perdieron básicamente porque ellos pensaban eso.

-Los tres primeros días que son claves ¿lo perdieron en ese tema entonces?
-Sí, me hacían preguntas a mí, me revolvían mis cosas, las cosas de mi casa, perdieron esos tres primeros días y no siguieron ningún protocolo que se siguen en esos casos. Eso primeros tres días que eran vitales los perdieron, y no buscaron nunca en Costa Esperanza, que era donde estaba Candela, dejaron que la saquen de Costa Esperanza el 29 de agosto a la noche y liberaron la zona para que la pasen a Hurlingham, a donde realmente la llevaron a la casa de Cellini y después la mataron en la casa de la suegra de Bermúdez, donde la abusa y la mata Bermúdez.

-Bermúdez y Jara siguen detenidos, ¿cómo sigue la causa de ellos?
-Y, estamos esperando el día del juicio que primero se hacia el año pasado, después se hacía este año y ahora se hace el año que viene. Yo con el nuevo fiscal no tengo ningún contacto, no me llama, no me habla, no me contesta, no tengo relación con el fiscal nuevo.

-O sea que después de cuatro años no hay ni siquiera una fecha de inicio del juicio.
-No, no hay nada, no hay absolutamente nada.

-¿Cómo era el diálogo con el fiscal Marcelo Tavolaro en el momento del secuestro de Candela?
-Malísimo, conmigo era malísimo, estaba permanentemente atacándome. El fiscal Tavolaro dijo que mi hija era una atorranta, eso lo dijo cuando mi hija ya estaba muerta.

-¿Textual?
-Sí, textual, que mi hija era una atorrante y que está muerta por tu culpa, eso me dijo.

-¿Eso le dijo el fiscal?, ¿por qué te echaba la culpa a vos?
-No lo sé, pero él me dijo que me iba a meter presa, yo le mostré las manos y le dije bueno métame presa si tiene pruebas, y él me dijo “no, todavía no las tengo pero ya las voy a conseguir”. Para ellos era lo más fácil, lo más rápido, el padre preso, la madre presa, se cerraba la causa y listo, se cerraba el caso Candela, y se salvaban del juicio político que le estamos haciendo ahora a él, a su secretaria. Ellos querían tapar todo lo mal que actuaron, por culpa de ellos, mi hija está muerta, por el fiscal Tavolaro, el comisario (Juan Carlos) Paggi, del jefe de investigaciones de ese momento (Roberto) Castronuovo, ellos todo el tiempo actuaron mal, hicieron mal los rastrillajes, no siguieron ningún protocolo que se sigue en estos casos, después del Caso Candela cambió absolutamente todo, todos los casos que vinieron después fueron manejados de otra manera, ellos trabajaron para la prensa, lo que yo declaraba lo pasaban a la prensa, quería dar rápido las noticias, querían tapar el sol con un dedo, y eso no se puede. Yo a esta altura declaré mínimo diecisiete veces, y si vos mentís en algunas de esas diecisiete veces te equivocas y se ve, y el que dice la verdad la dice hoy, mañana y pasado. Si hoy tengo que declarar de nuevo voy a decir lo mismo, que a mi hija me la robaron de la esquina de mi casa, que se fue con diez pesos, todo lo que yo declaré siempre fue la verdad y ellos siempre me acusaron a mí que yo sabía más, y no buscaron donde tuvieron que buscar, sino Candela hoy estaría viva. Mi hija estuvo siete días viva, ellos la matan el 29, la asfixian y abusan de ella el día 29, ella estuvo desde el 22 de agosto viva esperando que la rescaten.

-Carola te patrocinó uno de los abogados más caros del país, ¿cómo está tu relación con él?
-Y, somos amigos. Después de tanto, hoy por hoy somos amigos, me sigue ayudando, defendiéndome, es uno de los hombres más generosos que conocí, lo que ayuda a mi familia, lo que ayuda a mis hijos, yo siempre digo que a Fernando lo puso mi hija en el camino, sino hubiera sido por el yo hoy estaría presa, por él, por el doctor (Fabián) Améndola, todos ellos impidieron que yo hoy estuviera presa.

-Se habló que el padre de Candela tenía una condena por piratería del asfalto, que la cumplió o la está cumpliendo, ¿en qué estado esta ese tema?
-Está en el patronato, como sigue toda condena

-Se llegó a hablar que fue una venganza hacía él, que era un vuelto a él…
-Sí, sí, se dijo eso, pero solo querían justificar que era culpa del padre que la habían matado por eso, pero no hay ninguna prueba, yo siempre le dije al fiscal, una prueba que asocie que fue por alguien que trabajaba con su papá o por culpa de su papá para mí está listo, pero nunca hubo una prueba.

-¿Conocías a los que están acusados, los habías visto alguna vez?  ¿Porque pensás que hicieron lo que hicieron con Candela?
-No, no los conocía, pero después si me ocupe de investigarlos a cada uno, Bermúdez porque es un maniático, un degenerado, un tipo que maltrataba a las mujeres que tuvo, a los hijos de las mujeres que tuvo, a una nena de una de esas mujeres le rompía la cara contra las rejas de la casa. Al principio no los conocía pero después me ocupe de conocerlos uno por uno, de investigar uno por uno. Hoy Bermúdez está preso por todo lo que yo busqué, por todo lo que yo me metí, por todo lo que yo hice para que ese tipo este preso. Porque él tenía mucha convivencia con la policía de Morón, con la mafia que hay en Morón, porque en Morón hay mafias en la policía y en el poder judicial. El juez que me tocó a mí, el juez (Alfredo) Meade, el fiscal que me tocó a mí es uno de los más corruptos que hay, yo tuve la mala suerte de que mi hija se perdiera en Hurlingham, de que me la robaran en Hurlingham y en Morón, si hubiera sido en San Martín o en otro lugar seguro que no pasaba esto.

-¿Crees que a Candela la llevaron al voleo?
-Si, a ella se la llevaron porque estaba paradita en esa esquina, ese maldito 22 de agosto porque estaba parada ahí, un día frío, un día feriado que no había nadie, por eso se la llevaron.

-¿Dónde estás viviendo ahora Carola?
-Vivo en Tres de Febrero, vivo cerca de mi mamá y de mis hermanos.

-¿Por qué te mudaste?
-Porque quería estar cerca de mi familia. Porque necesitaba estar cerca de mi mamá y de mis dos hermanas que son los único que tengo, sino fuera por ellas tres yo no hay no estaría acá, y mis dos hijos. Ellos son mis compañeros, mis amigos, mi familia es lo único que tengo y es por lo único que sigo hoy acá.

-¿Vos crees que va a prosperar este juicio contra Tavolaro?
-Yo creo que sí, porque yo tengo como dijiste vos, a uno de los mejores abogados del país, uno de los más inteligentes, que ya te digo, es mi amigo y me ayuda en todo, yo sé que no me va a abandonar y vamos a seguir luchando para que se haga justicia porque hoy, a cuatro años estamos como el primer día.

-¿En los últimos años tuviste algún tipo de amenazas?, ¿cómo es tu vida hoy por hoy?
-No, nunca más tuve amenazas, yo ahora tengo custodia del Ministerio, pero mi vida es un desastre, un desastre porque no tenemos vida, yo tenía un chico de dieciocho años que estudiaba, jugaba al futbol muy bien en Independiente, hoy no hace absolutamente nada, tengo un nene de 12 años que va al colegio pero tiene problemas, mi marido que tuvo un ACV…

¿Cómo vivís otro aniversario de la desaparición de Candela?
-Y, es triste, es triste porque para nosotros no es un aniversario, nosotros todos los días y a cada momento la recordamos, ella siempre falta en todo, en todo lo que hacemos nosotros nos falta Candela.

Pedidos sin respuesta

En el año 2012, la Comisión que investigó el Caso Candela en el Senado de la Provincia, denunció por mal desempeño en sus deberes de funcionarios públicos al Fiscal General de Morón, Federico Nieva Woodgate, al Juez de Garantías Alfredo Meade; a los fiscales de la Unidad Funcional de Instrucción Judicial Nº 6 del Departamento Judicial de Morón, Marcelo Tavolaro y Leonardo Lisa; al Defensor Oficial del Departamento Judicial Morón Oscar Rombola.

La misma Comisión solicitó la exoneración de varios jefes policiales. La lista de policías que se recomienda exonerar incluye al ex jefe de policía Juan Carlos Paggi; al actual Hugo Matzkin; el director del área científica, Pablo Vázquez; al ex superintendente de la zona oeste, Sergio Bianchi; el director de la Delegación de Investigaciones de La Matanza, Marcelo Chebriau, y también a Roberto Castronuovo, entonces director de Investigaciones en Función Judicial. La lista sigue con distintos comisarios y responsables del Departamento de Investigaciones de Morón, La Matanza, San Martín y Hurlingham.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *