Un capítulo negro de nuestra historia: cuando una de las principales avenidas de la ciudad se llamó Aramburu

Se cumplen 40 años de la ceremonia en la que la dictadura bautizó a la entonces Av. Eduardo VII con el nombre de Tte. Gral. Aramburu. El Almirante Isaac Rojas encabezó el acto que contó con la adhesión del dictador Jorge Rafael Videla. La historia de una placa.

Hace 40, el 28 de mayo de 1979, se llevó a cabo un acto para cambiar el nombre de la, hasta entonces, Av. Eduardo VII por el de Tte. Gral. Aramburu.

La ceremonia se hizo en 5 Esquinas. La Municipalidad gobernada de facto por el Comodoro Raúl Pirez Apolonia, donó una placa que decía: “TENIENTE GENERAL PEDRO EUGENIO ARAMBURU. 1903-1970. PRESIDENTE DE LA NACIÓN-GOBIERNO DE LA REVOLUCIÓN LIBERTADORA- MARTIR DE LA LIBERTAD”.

La placa fue bendecida por el obispo de Morón, Miguel Raspanti.

Además del comisionado a cargo de la intendencia, el acto estuvo encabezado por el Almirante Isaac Francisco Rojas; el hijo del homenajeado, Eugenio Aramburu y camaradas integrantes de la comisión homenaje del presidente de facto Pedro Aramburu, como el capitán Aldo Luis Molinari, ex Jefe de Policía de la autodenominada “Revolución Libertadora” y el General Bernardino Labayru. Para completar el acto se leyó un texto de adhesión del presidente de la Nación y ex vecino de Hurlingham, Jorge Rafael Videla.

Así, una de las principales avenidas de la ciudad, llevó el nombre de uno de los militares que derrocó a Juan Domingo Perón.

Aramburu fue el siendo presidente entre 1955 y 1958, decretó la prohibición de “cualquier tipo de elementos de afirmación ideológica o propaganda peronista e incluso pronunciar el nombre propio del presidente depuesto, el de sus parientes, las expresiones ‘peronismo’, ‘peronista’, ‘justicialismo’, ‘justicialista’, ‘tercera posición’, entre otras”. Fue el responsable de “ocultar” el cadáver de Evita y de ordenar el fusilamiento de 27 personas que, encabezadas por el Gral. Juan José Valle, intentaron una insurrección cívico-militar contra la llamada Revolución Libertadora.

En 1970, Aramburu fue secuestrado y fusilado por los Montoneros.

La Avenida que había sido Eduardo VII, se llamó Aramburu hasta 1984, cuando ya en Democracia, el Concejo Deliberante de Morón, rebautizó la calle céntrica con el nombre del pensador nacional Arturo Jauretche.

Pero la placa que recordaba a Aramburu como “Mártir de la libertad” pasó inadvertida 31 años, hasta que en 2010, el concejal Adrián Eslaiman la encontró y creyó propicio sacarla de allí. Presentó un proyecto en el que además reclamó la creación en la Municipalidad (que estaba a cargo de Luis Acuña), de una Dirección de Derechos Humanos.

Se organizó una marcha, convocada por la Comisión Memoria, Verdad y Justicia de Hurlingham, para repudiar al dictador y pedir la remoción de la placa. Pero ese acto de desagravio no pudo hacerse porque se robaron la placa. Tampoco se creó durante la gestión de Acuña la Dirección de Derechos Humanos.

Un final patético, a tono con la historia del dictador homenajeado en Hurlingham por Videla, el almirante Rojas y vecinos pro golpistas, ese lluvioso lunes 28 de mayo de hace exactamente 40 años.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *